ribbon

Luis Enrique Ramos

Luis Enrique Ramos Guadalupe (La Habana, 1955). Graduado como Profesor de Ciencias (1976) y Profesor de Geografía (1979). Ejerció la docencia directa durante 20 años. En 1993 comenzó a trabajar en la Academia de Ciencias (actual Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente).
Miembro fundador de la Sociedad Meteorológica de Cuba (1992), y su vicepresidente de 1998 a 2004. En 1994 se incorporó a la Sociedad Cubana de Historia de la Ciencia y la Tecnología, y a partir de 2001 integra la Comisión de Historia de la Meteorología de la Sociedad Internacional de Historia de la Ciencia y la Tecnología. Desde 2000 es colaborador científico de la emisora Habana Radio, de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana (2000-presente). Actualmente dirige el Grupo de Patrimonio de la Ciencia, en la Academia de Ciencias de Cuba.

Entradas Relacionadas

Simón Sarasola, s. j., tras los sismos y huracanes del Caribe -Segunda parte-

12 de marzo de 2013

|

En 1940 Simón Sarasola renuncia al cargo de Director del Servicio Meteorológico colombiano, y junto al padre Jesús Emilio Ramírez, s. j. (1904-1981), crea un nuevo centro: el Instituto Geofísico de los Andes Colombianos, también con sede en Bogotá, pero de marcada orientación sismológica.

Continuar Leyendo >>
Simón Sarasola

Simón Sarasola, s. j., tras los sismos y huracanes del Caribe -Primera parte-

8 de marzo de 2013

|

Como se ha señalado en artículos anteriores, el 24 de diciembre de 1943 murió en La Habana el padre Mariano Gutiérrez-Lanza, s. j., uno de los más competentes directores del Observatorio de Belén. Ese día, al tiempo de cerrarse la losa sobre su tumba, se ponía punto final al interregno de ...

Continuar Leyendo >>
Huracán de 1888 o de Faquineto

El ciclón de 1888 o el Huracán de Faquineto

1 de marzo de 2013

|

En la historia meteorológica de Cuba, 1888 resulta un año singular. Ello se debe a dos motivos: el primero se asocia al intenso huracán que del 3 al 6 de septiembre cruzó sobre nuestro archipiélago, y que debido a su inusual trayectoria dejó malparados todos los pronósticos.

Continuar Leyendo >>