ribbon

Efemérides

Música

Mozart concluyó su Serenata en Sol Mayor, conocida como “Eine kleine natch musik” o “Una pequeña música nocturna”

10 de agosto de 1787

Hasta el presente, no ha podido precisarse con exactitud para qué ocasión escribió Mozart esta famosa Serenata en Sol Mayor, subtitulada por el compositor como “Una pequeña música nocturna”. La obra corresponde a la madura maestría de la época vienesa en la creación mozartiana. Sin embargo, por su expresión sencilla y jubilosa, es como un eco de la etapa juvenil de Salzburgo. Y, desde el punto de vista artístico, la Pequeña Serenata es una genuina obra maestra: el orden y la valoración de su contenido temático es admirable si se tiene en cuenta su reducidísimo marco formal. Sus líneas poseen una insuperable elegancia expresiva, y el equilibrio de sus movimientos provoca en el oyente el sentimiento de una inefable perfección.
Y aunque resulte paradójico, Mozart atravesaba por un difícil período de su vida en los momentos en que escribió esta brillante Serenata. Sus amigos más allegados habían marchado al extranjero y el compositor se encontraba prácticamente solo. A esto hay que añadir la muerte de su padre Leopoldo, ocurrida dos meses antes de la fecha de terminación de esta obra.
Un solo acontecimiento alentador había cruzado por la vida de Mozart en esos días, y fue la visita de un joven de 17 años, áspera presencia y un fuerte acento renano, que insistió en ser oído por el maestro. El joven era pianista y se llamaba Ludwig van Beethoven.
La Pequeña Serenata en Sol Mayor que es, con toda justicia, una de las obras instrumentales preferidas por el gran público, fue escrita cuatro años antes de la muerte de Mozart, es decir, hace 220 años, UN DIA COMO HOY.

Nace el compositor ruso Alexander Glazunov

10 de agosto de 1865

El 10 de agosto, el de 1865, nacía en San Petersburgo el compositor Alexander Glázunov.
Glazunov fue el último gran representante de la escuela nacionalista de su país, y su desarrollo artístico fue extremadamente metódico y en una línea ascendente que va desde su Primera Sinfonía, escrita a los 16 años, hasta sus últimas obras, compuestas por los años de la Primera Guerra Mundial y la Revolución de Octubre en Rusia, ya que, a partir de entonces, apenas produjo nuevas obras.
Aunque algo más joven que ellos, Glazunov fue contemporáneo y amigo de figuras como Rimsky-Korsakov, Chaikovsky, Borodin y Balakirev. Sin embargo, Glazunov no se mantuvo fiel a los ideales del llamado “Grupo de los cinco”, y su lenguaje fue derivando hacia una expresión cada vez más cosmopolita y, por supuesto, menos nacional. Pero, si bien es cierto que en la mayoría de las obras de Glazunov no aparecen referencias al folclore ruso, como ocurre en la mayoría de la música de Borodin o Rimsky, hay otros factores de la tradición musical que sí se revelan en las partituras de este autor, como son su atractivo melodismo, su expresión sentimental y su brillante colorido orquestal.

En esa línea se encuentran la Rapsodia oriental, la Fantasía finesa y las partituras de sus ballets Raymonda y Las estaciones. En cambio, en sus partituras puramente sinfónicas, Glazunov se mantuvo fiel a las ideas clásicas y su lenguaje muestra una textura contrapuntística que se acerca mucho a la escuela alemana de composición, especialmente al denso lenguaje armónico de Brahms. Ejemplo de ello son, además de sus ocho sinfonías, los
dos Conciertos para piano y su único Concierto para violín y orquesta.
Después del triunfo de la Revolución de Octubre, Glazunov contribuyó con sus conocimientos a la formación de las primeras generaciones de músicos soviéticos. Años más tarde se trasladó a París y allí murió el 21 de marzo de 1936, a los 71 años de una vida que se había iniciado en San Petersburgo, en 1865, UN DIA COMO HOY.