ribbon

Efemérides

Historia

Cae mortalmente herido, en desigual combate contra un grupo de soldados españoles, el insigne patriota Carlos Manuel de Céspedes del Castillo

27 de febrero de 1874

Cae mortalmente herido, en desigual combate contra un grupo de soldados españoles, el insigne patriota Carlos Manuel de Céspedes del Castillo.

Hombre de refinada cultura, nacido en Bayamo en abril de mil 8l9, Céspedes decide levantarse en armas contra el poder colonial a los 49 años de edad.
El l0 de octubre de mil 868, el rico hacendado criollo libera a sus esclavos y los exhorta a incorporarse a la lucha por la independencia de Cuba. Seis meses después de su histórico levantamiento armado en La Demajagua, resulta electo, en la Asamblea de Guáimaro, Presidente de la República en Armas.
Carlos Manuel de Céspedes es el dirigente capaz que subordina siempre sus criterios personales a los intereses de la Revolución. En incontables ocasiones ofrece muestras excepcionales de fidelidad a la Patria. Al ser depuesto del cargo de Presidente de la República en Armas, el 27 de octubre de mil 873, brindaría, una vez más, ejemplares muestras de modestia y disciplina.
Expresión suprema de su inmensa calidad humana es la decisión de anteponer el deber revolucionario a la preservación de la vida de su hijo, prisionero de las fuerzas españolas.
Ese gesto sublime lo inmortalizaría en la historia como “”El Padre de la Patria””.

El 27 de febrero de mil 874 es sorprendido por efectivos de la metrópoli en la finca San Lorenzo.
Carlos Manuel de Céspedes, sólo y armado únicamente de un revólver, pelea valientemente hasta que un disparo enemigo apaga su preciosa vida.

Raúl Castro y Juan Almeida son ascendidos al grado de Comandantes del Ejército Rebelde, al tiempo que se les designa jefes de las columnas 6 y 3, respectivamente

27 de febrero de 1958

Raúl Castro y Juan Almeida son ascendidos al grado de Comandantes del Ejército Rebelde, al tiempo que se les designa jefes de las columnas 6 y 3, respectivamente. Ambos combatientes contaban ya con un importante historial revolucionario, en el cual destacaban su participación en el asalto al Cuartel Moncada, la difícil etapa del presidio en Isla de Pinos y su posterior incorporación a la expedición del Granma, así como un relevante desempeño en el mando de tropas durante la insurrección armada en la Sierra Maestra.

Literatura

Muere el Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes

27 de febrero de 1874

Carlos Manuel de Céspedes había nacido en Bayamo en 1818.
En 1838 se gradúa de Bachiller en Derecho y un año más tarde viaja a España.
En 1944 regresa a Cuba, fue director de la Sociedad Filarmónica y de su sección de Declamación.
Colabora con La Prensa, Habana, El redactor, Santiago de Cuba, y La antorcha, Manzanillo, donde ocupó cargos de redactor.
El 10 de octubre de 1868 se levanta en armas contra el dominio español en su ingenio La Damajagua, liberta los esclavos y suscribe La Declaración de Independencia con la que se dio inicio a la Guerra de los Diez Años.
El 27 de diciembre firma el Decreto sobre la esclavitud.
En abril de 1869 la Asamblea de Guáimaro lo designa como presidente de la República en Armas.
Al ser apresado su hijo Oscar y negarse Céspedes a aceptar las bases de su liberación pronuncia la frase que históricamente lo designa como El Padre de la Patria: “Oscar no es mi único hijo, todos los cubanos lo son”.
En octubre del 73 es depuesto de su cargo de presidente, fija su residencia en San Lorenzo y allí muere víctima de un ataque español.
Es autor del drama El conde de Montgomery, tradujo del francés El cervecero del rey de D’ Arlincour y Las dos dianas de Alejandro Dumas, también del latín fragmentos de la Eneida.

Música

Estreno mundial de la Octava Sinfonía en Fa Mayor, de Beethoven

27 de febrero de 1814

Escrita en octubre de 1812, cuando Beethoven atravesaba un amargo período de su vida, marcado por el desdén amoroso y los serios disgustos con su hermano, parece increíble que su Octava Sinfonía desborde alegría y buen humor. Sin embargo, no sólo es así, sino que la Octava es una obra de proporciones clásicas y lenguaje purísimo.
Por su chispa y optimismo, la Octava Sinfonía recuerda, en ocasiones, al Haydn galante, mientras que algunos han encontrado en ella ciertos rasgos del espíritu de Rossini. Pero, a pesar de su estructura clásica, en la Octava Sinfonía hay algunos elementos de gran originalidad, como la ausencia del tradicional y meditativo “”tempo lento””. En su lugar, Beethoven escribió un Allegretto scherzando de espíritu humorístico y burlón que completa el plan estructural de la obra, basado en el empleo de tiempos ágiles y movidos, de los que dimana una expresión luminosa y chispeante.
Y si bien las nueve sinfonías de Beethoven se aceptan hoy, en conjunto, como un precioso legado del arte orquestal alemán, no todas esas sinfonías beethovenianas acaparan la misma atención por parte del público.
Todos sabemos que la Tercera y la Quinta, por ejemplo, despiertan mayor interés que la Cuarta y la Octava. Y esa preferencia puede justificarse si nos ponemos en lugar de un público acostumbrado al heroísmo, la solemnidad y el vigor de las sinfonías impares. Pero debemos tener muy en cuenta también, que la Octava de esas sinfonías nos pone en presencia de un Beethoven jovial y sonriente, como muy escasas veces se asoma en el resto de su extensa y monumental creación.
La premier mundial de la Octava Sinfonía en Fa Mayor, de Beethoven, tuvo lugar en la sala vienesa de la Redoute, bajo la dirección del propio compositor, hace 194 años, UN DIA COMO HOY.