ribbon

Ofrenda lírica al maestro

22 de diciembre de 2018

|

|

, ,

 

 

En Cuba, cada 22 de diciembre, se celebra el Día del Educador, fecha que recuerda la hermosa cruzada que, en 1961, declaraba a la isla territorio libre de analfabetismo.

Así, en cada escuela de la geografía insular, los maestros reciben el homenaje necesario por su consagración al noble empeño de formar a los hombres y mujeres del mañana.

Y ello no resulta sorprendente, porque siempre se atesoran los consejos, las enseñanzas, las lecciones, recibidas de quienes aman una profesión de incuestionable alcance y trascendencia.

Una profesión de larga y fecunda tradición en Cuba, en que sobresalen nombres como Félix Varela, José de la Luz y Caballero, Rafael María de Mendive, José Martí…

Los poetas no han sido ajenos a ese amor por el maestro. De ahí que se hayan propuesto rendir merecido tributo a aquellos que viven para entregar a otros sus conocimientos y saberes.

He aquí una muestra de algunos poemas –firmados por creadores cubanos de varias generaciones– que se proponen, y logran, reconocer a los maestros, esos que –en palabras del Héroe Nacional– son los que saben servir.

 

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

 

El maestro

Enseña lo que es cientotrés,

Un archipiélago, un leopardo;

Enseña los dientes amarillos,

La tela donde tanto estuvo el tiempo

Que se parece a una laguna;

Enseña a cantar, a decir verdad.

La corbata anudada al árbol,

El árbol anudado a la raíz,

El corazón, la calle roída

Por los atlas donde el agua se queda

Maravillosamente quieta mientras la rosa

Gira entre el polo blanco y el dedo

Que va de Oceanía al tintero,

Y luego al oído que atiende

Cómo se suman decimales,

Hasta que llegue por fin el timbre,

La algarabía, las naranjas. U-

Enseña su pobre vida como un diamante

Que nadie se detiene a mirar

Porque parece una escama de copa.

Roberto Fernández Retamar (La Habana, 1930)

 

/////////////////////////////////////////////////////////////////////

 

La clase

La clase es una paloma

en la escuela de cristal.

En el mar sería la sal

y en la flor sería el aroma.

Por la clase, limpio asoma

de los niños el lucero.

Darla bien es lo primero,

que ella resume el amor,

la vergüenza y el honor

del maestro verdadero!

1978

Raúl Ferrer (Yaguajay, Sancti Spíritus, 1915-La Habana, 1993)

 

/////////////////////////////////////////////////////////////////////

 

Escuela

Naranja sobre limón,

sobre limones el agua:

agua fértil de represa,

agua de la nube blanca.

 

Finas espigas de arroz,

maduras, frescas, granadas,

y una sabana de letras

que a las espigas abraza.

 

El libro y la mariposa,

el limón y la naranja.

Con la escuela todo el campo

y con el campo el mañana.

Dora Alonso (Matanzas, 1910-La Habana, 2001)

 

/////////////////////////////////////////////////////////////////////

 

Maestro

Abierta en el monte umbrío, escuelita de mi sierra.

Rosa de guano en la tierra

de palma, barranco y río.

Venían del lomerío

niñas y niños en bando.

Tus bancos se iban llenando.

Se iluminaba el papel.

Y en su voz, Carlos Manuel

iba la letra enseñando.

Nersys Felipe (Pinar del Río, 1935)

 

/////////////////////////////////////////////////////////////////////

 

Elegía por un alumno perdido

Comenzarán las clases y tú no irás al aula,

tu voz de niño-hombre no me dirá: Presente,

tus ojos de gemelas golondrinas mojadas

ya no tienen pupilas para ver la pizarra.

 

Por tu silencio terco irá un sollozo mío

a ocupar el pupitre que dejaste sin dueño,

ala rota en el aire, verde fruto perdido,

eras una esperanza, y eras un poco mi hijo.

 

Arbusto de mi huerto, mi huerto te reclama,

¡cuánto daría hoy por volverte a regañar!

Cuando tú te reías, por nada, a mis espaldas,

y yo quería que sólo se oyera mi palabra.

José Antonio querido, no aprendo a no esperarte,

el libro bajo el brazo, la risa dondequiera,

aunque ya nunca más asistas a la clase,

vendrás sin tus libretas a mí todas las tardes.

Digdora Alonso (Matanzas, 1921-2007)

 

/////////////////////////////////////////////////////////////////////

 

A una maestra

A la memoria de Asela Llanos

A flor de labios

y en la palma misma del corazón

llevaba el mundo.

No era poeta, pero

en la poesía de sus clases

estaba todo el amor reunido.

Podía transformarse en árbol,

en savia,

en Universo.

El aula ara pequeña y oscura,

pero nunca supimos

qué pasión dominaba nuestros gestos,

qué silencio da once años resumía

todo un gran conjunto de cabezas.

Asela hablaba del nacimiento de un río

y era el río,

contaba de nuestra fauna,

por ejemplo, un sinsonte,

y era alada su voz.

Cuando la clase era de Historia

algo, sin dudasr se quebraba,

la sangre de nuestras guerras estaba allí.

Maestra,

palabras como versos suenan ahora

la piel del tiempo y los pupitres.

Isolina Bellas Galbán (Matanzas, 1952)

 

/////////////////////////////////////////////////////////////////////

 

La maestra rural

Por el sendero tendido 1

en la llanura risueña,

cabalgas, y el potro sueña

que su lomo ha florecido.

Vas a irrumpir un olvido

al fondo de cinco millas

adonde por las orillas

de la caña, y en la aurora, i

llegas, joven sembradora,

con veintinueve semillas.

 

Sabes que entre los sembrados

silencios de la campiña

en más de una mente niña

hay surcos abandonados.

Árboles paralizados

en un origen oscuro 5

aguardan tu empeño puro

como el corazón del fuego:

arado, semilla y riego

en la tierra del futuro.

Cuando, rebelde y violento,

el mes de octubre diluvia

sus balaceras de lluvia

en la anarquía del viento,

cargas con tu cumplimiento

–cruz más blanca que el armiño–

y cien veces el cariño

que sembraste bajo yaguas

te ha fabricado un paraguas

con la camisa de un niño.

 1944

Jesús Orta Ruiz (Indio Naborí) (La Habana, 1922-2005)

 

/////////////////////////////////////////////////////////////////////

 

Retóricas

Siempre me he sentado

en ese mismo rincón de la biblioteca.

Antaño, si irrumpía algún profesor,

escondía con disimulo

los versos que entonces escribía,

mientras aparentaba leer el texto obligatorio.

Todavía hoy me siento en este mismo sitio.

Cuando entra algún alumno.

escondo con disimulo

estos versos,

mientras aparento repasar el texto A

que les he obligado a leer.

Mirta Yáñez (La Habana, 1947)

Galería de Imágenes

Comentarios



Entradas Relacionadas

Untitled_Panorama1-Medium

“Sin desmayo, con amor y paciencia perseveramos en la obra iniciada”

27 de septiembre de 2022

|

|

, , , ,

Del pensamiento de Eusebio Leal Spengler ahora que el huracán es el golpe devastador de la naturaleza y la solidaridad el más eficaz de sus remedios

Continuar Leyendo >>
Foto: Boris Luis Cabrera

Ian está sobre la costa norte de Pinar del Río

27 de septiembre de 2022

|

, , , ,

El centro de Ian fue estimado a las nueve de la mañana en los 22.8 grados de latitud Norte y 83.6 grados de longitud Oeste, sobre la costa norte de Pinar del Río, por las inmediaciones de Puerto Esperanza

Continuar Leyendo >>
443d-a822-aafdfb7dd655

La humildad como sacerdocio para el gran hacer

26 de septiembre de 2022

|

|

, , , ,

Entrevista a Carlos Velázquez, Director del Espacio Barcelona Habana

Continuar Leyendo >>