ribbon

“La ciudad me regala todo eso que me inspira”

9 de enero de 2023

|

, , , ,

Redacción Habana Radio 

1673236450078

Para agasajar a una urbe Patrimonio Cultural de la Humanidad y que ostenta también el título de Ciudad Artesanal del Mundo, por su aniversario 509, una de sus hijas más ilustres le regala la muestra “Identidad de Ciudad”. Se trata del proyecto sociocultural Entre hilos, alas y pinceles, liderado por Yudit Vidal Faife, reconocida artista visual de la urbe.Ot vez con esta exposición, Vidal, reconocida nacional e internacionalmente por una vasta y exquisita obra, llena el ambiente trinitario de un romanticismo paradójico, al combinar arte y elementos inusuales, en una mezcla de tradición y modernidad, legitimando una vez más la esencia misma de una villa, transmutando el concepto utilitario al más delicado y fino de las artes visuales, que forman parte de todas estas técnicas ancestrales del bordado, el deshilado a mano y el tejido.

La inauguración de “Identidad de Ciudad” contó con.los presencia de importantes artistas e intelectuales como  Alicia García-Santana, ferviente defensora de la cultura e identidad trinitaria; el fotógrafo Julio Larramendi; la pintora Alicia Leal, así como funcionarios y dirigentes del territorio como Jorge Félix Lazo García, Director Provincial de Cultura y Duznel Zerquera Amador, Conservador de la Ciudad de Trinidad y el Valle de los Ingenios, entre otros.

A propósito de la muestra, Habana Radio conversó con Vidal sobre esta propuesta y sobre otros temas de su quehacer artístico.

 

¿Cuánto ha cambiado, tanto en tu obra como en lo personal, aquella muchacha graduada del Instituto Superior de Arte a la artista y mujer que eres hoy?
Pudiéramos decir que mi carrera artística profesional comenzó en el 2008 cuando me gradué del Instituto Superior de Arte, hoy Universidad de las Artes. Anteriormente había estudiado Artes Plásticas en la Academia de Artes Plásticas “Oscar Fernández Morera” de Trinidad. Debo decir que, independientemente de toda la formación académica que tuve, desde muy joven comencé a pintar y a transformar lo que me rodeaba en algo bello. Sí, he cambiado muchísimo, he ido transformándome y mi trabajo ha evolucionado; prueba de ello son los diferentes estilos por los que he transitado, las diferentes técnicas a las que me he sometido. Pienso que la experimentación es algo inherente al artista: nos gusta transformar lo que nos rodea, experimentar todas las técnicas posibles y crear constantemente.
Comencé con un estilo general que retomaba las obras de los grandes maestros y toda la técnica pictórica de estilo clásico. Estamos hablando de Dicotomía atemporal, una serie de retratos de mujeres clásicas, también coloniales, que representaban el mundo y la historia espiritual y femenina de épocas pasadas. Le siguió Entidades míticas, una serie donde primaba la fantasía, el mundo onírico del surrealismo, la mezcla del hombre y la naturaleza; se caracterizaba también por la creación de personajes irreales que representaban el yo interior de cada ser la caricatura de ese animal que llevamos dentro, y fue una manera muy personal de representar al hombre en su espiritualidad, visto desde esos entes que dibujaba y coloreaba con trazos sueltos, al carbón muchas veces, y que no eran más que una parodia de las características personales del ser humano con variadas técnicas como el carboncillo, la plumilla, la tinta china, la acuarela.
Continuó Detalle colonial, una serie cuya protagonista era la ciudad. Se trataba de detalles coloniales de la arquitectura de Trinidad con un grupo de espíritus o seres de luz que aparecían como los eternos protectores y cuidadores de ese patrimonio, rodeando los edificios y las grandes mansiones coloniales; todo realizado con un fondo en penumbras donde los detalles de la arquitectura resaltaban por su color y los espíritus resaltaban por ser dibujados a líneas blancas.
Seguí el camino del arte y llegué a Esparcimiento anímico, serie basada en la libre expresión de la mancha gestual y que experimentaba un poco en los límites de la abstracción. La naturaleza y el color primaban en esta serie. La naturaleza y el ser humano en la naturaleza han sido pilares fundamentales de mi trabajo.
Realicé también talleres con niños. Hasta la actualidad mantengo Seres de la diminuta inmensidad, un proyecto en el cual enseño técnicas pictóricas a niños en edades tempranas.
Yo pienso que sí he cambiado mucho; he transitado por disímiles maneras de hacer. Se trata un poco también del reto que nos imponemos los artistas porque somos muy exigentes con nuestro trabajo; nosotros competimos con nosotros mismos, siempre procurando que el próximo trabajo sea mejor que el anterior.

 

1673236474919
Así ha evolucionado mi obra hasta llegar a Entre hilos, alas y pinceles, un proyecto que me ha traído mucha satisfacción, pues he logrado explotar las técnicas del deshilado, el tejido, el crochet, no solamente en lo bidimensional, sino también en lo tridimensional, conjuntos escultóricos, instalaciones, intervenciones públicas. Hemos realizado muchísimas cosas a manera de reto personal, no solo mío sino colectivo.
Viéndolo de esta manera, mi obra ha evolucionado y esa madurez me hace ser un poco más exquisita a la hora de realizar un trabajo. Todos los bocetos que se realizan antes de llegar a la obra final eran un poco más espontáneos antes; ahora son más pensados aunque equivocarse y aceptar nuestros errores es de sabios—. He ahí la evolución también del artista: a pesar de experimentar en las creaciones y en las diferentes técnicas, siempre tenemos un camino que transitar y un destino al cual llegar; se trata de purificar y perfeccionar esa técnica y esas ideas que se nos van ocurriendo. Pienso que en eso consiste el cambio, la evolución, el desarrollo.

 

Eres una mujer espiritual, sensible, amante de la naturaleza. ¿Cómo se refleja esto en tus obras? ¿Es una línea que pretendes defender?
Pienso que el artista es muy espiritual, siempre captando con un sentido especial las cosas, los detalles de la vida que escapan al ojo humano. Incluso en lo simple hay una obra de arte. Entonces, ese sentido que desarrollamos un poco más que otras personas nos da la posibilidad de fusionar y de recrear el mundo en el cual vivimos a través de imágenes y formas que tenemos la capacidad de poder inventar. La fusión del ser humano con la naturaleza es algo natural; por tanto, no existe mejor manera para representarla que mediante las técnicas y los medios que tenemos a mano; en mi caso, al ser pintora y dibujante, lo hago a través de las artes plásticas. La naturaleza siempre está en nosotros y nosotros, en ella. Somos seres humanos que, como animales más evolucionados, de alguna forma tenemos rasgos, características que nos semejan a toda esa zoología que nos circunda.

 

1673236470308
Me place muchísimo hacer esa simbiosis entre el ser humano y la naturaleza para caracterizar el yo interno, ese lado salvaje que solemos tener ante ciertas circunstancias de la vida; representarlo con los seres míticos que recreo en las obras es muy satisfactorio. No pienso que sea un estilo que deseo desarrollar, sino que ha sido una parte de mi creación por la que he transitado, y transito, siempre que tengo deseos de saltar al vacío en una hoja de papel, en un lienzo o en cualquier medio de expresión. Exorcizar esos demonios a través de las artes plásticas es muy placentero.

 

Se ha dicho que el proyecto Entre hilos, alas y pinceles es una mezcla de legado y modernidad, ¿cuándo surgió este proyecto y cuáles fueron tus motivaciones para su creación?
Entre hilos, alas y pinceles es un proyecto que nace en abril del 2014, el año del aniversario 500 de la ciudad. En aquel momento se pide a los artistas que hicieran una obra que recogiera o resumiera algo identitario de la ciudad con el objetivo de homenajearla y realizar una exposición colectiva con varios de los creadores locales. Ahí surge la idea de hacer un aro de bordar con dimensiones de ciento cincuenta centímetros de diámetro. Este aro estaba decorado con el punto la trinitaria, un patrón muy original de Trinidad, y representaba un paisaje de la ciudad que realicé en las técnicas de carboncillo sobre lienzo. De una de las ventanas del Convento San Francisco de Asís, edificio icónico del paisaje trinitario, salía una mano gigantesca que tenía una aguja real ensartada con un hilo. Esta pieza tuvo una acogida magnífica en aquella exposición titulada El tiempo.
A partir de ahí surge la idea de crear un proyecto que legitimara esta tradición de más de cinco siglos de existencia y que combinara las técnicas del deshilado, el bordado y el tejido a mano con las artes plásticas. Comencé a hacer una convocatoria por diferentes medios y realicé una selección para conformar el grupo de veinte artesanas artistas de la ciudad que me acompañan. Cada integrante aplica las técnicas del deshilado a los pliegues, muebles, paisajes y demás figuras que ideo previamente. Hago un diseño principal y todas estas técnicas se adhieren al lienzo realizadas a mano, en el lugar, y forman parte de la textura que constituirá el soporte de esa obra final a la cual yo le daré forma una vez que ellas terminen esta parte de las manualidades y de las tradiciones ancestrales.
También era importante darles participación a las cocreadoras de estas piezas; como colaboradoras ellas llevan su crédito a la hora de hacer una exposición y, de esta forma, se les da paso a un nuevo universo artístico al cual no estaban acostumbradas. Las artesanías estaban supeditadas a salones de la ACAA o salones de manualidades; por primera vez ellas tuvieron la oportunidad de participar en eventos artísticos de otra magnitud y adentrarse en el mundo del arte desde otro punto de vista. Actualmente este proyecto nos ha dado muchos logros y muchas veces hilvanamos ideas al unísono para discursar sobre una creación donde la identidad está implícita en cada obra que realizamos.

 

¿Por qué el interés en potenciar y defender una obra colectiva pudiendo, en cambio, impulsar aún más tu obra personal?
Es ser consciente del momento que te ha tocado vivir; es plasmar a través del arte toda la cotidianidad que te rodea y es dejar nuestra huella para el futuro. Si las nuevas generaciones no se interesan por los legados culturales que han formado parte de nuestra historia, esa memoria histórica se perdería. Cambiarle toda la estética a este trabajo tan cotidiano ha llamado la atención de las nuevas generaciones y ello ha generado una vuelta a las tradiciones; es como un ciclo constante que se toma y se retoma. Es muy importante tener eso en tus manos. Es ser consciente del momento que te toca como artista y defender la cultura y mantenerla viva, cambiándole un poco los lenguajes estéticos a los que estábamos acostumbrados.

 

1673236453281

 

En más de una ocasión se te ha calificado como una mujer empoderada, persistente, tradicional sin demeritar lo contemporáneo. ¿Qué le falta a Yudit por explorar temática y técnicamente como artista?
A pesar de haber transitado por varios estilos, técnicas pictóricas y artísticas, pienso que siempre tenemos algo que aprender; nunca aprendemos todo lo que queremos ni sabemos todo lo que debemos. El andar por la vida, la experimentación, movernos en diferentes universos y espacios, nos lleva a querer más. El ser humano es insatisfecho por naturaleza y generalmente está en constante conquista. Me considero una persona que se impone retos todo el tiempo. Estoy orgullosa de todo lo logrado. Soy una mujer que ha logrado muchas cosas en mi vida, tanto en lo personal como en mi carrera.
Veinte años de carrera artística llevan implícitos una serie de aciertos y desaciertos, de logros y de momentos no tan felices, pero más que nada, el empeño constante por lograr los sueños, por transitar espacios, por conquistar los predios que uno se propone y por dominar técnicas, estilos; por probarnos a nosotros mismos como artistas y llegar a participar en salones y eventos anhelados, etcétera.
Creo que hasta el 2014 yo tenía un camino, una serie de exposiciones, de logros que me indicaban ya hacer algo diferente; por eso surge también el deseo de sumar otras personas a mi trabajo. Cuando tenemos una habilidad, cuando poseemos algún don o conocimiento, nos complace repartirlo, compartirlo, intercambiarlo y disfrutar en colectivo de técnicas, de estilos, de saberes. El intercambio de saberes nos nutre y enseña, nos prepara para la vida y transforma nuestro intelecto. Hasta ese punto yo había llevado una serie de trabajos, había conquistado una serie de premios; en fin, había frecuentado salones, eventos, ferias, bienales y pensaba que era el momento de hacer algo diferente. En ese contexto surge la convocatoria por los 500 años de la ciudad y se me ocurre esta idea del aro de bordar pues vengo de una familia portadora de esa tradición. Mi tía abuela, Grisel Izquierdo, y mi propia abuela, Bárbara Izquierdo, pertenecían al mundo del bordado y del tejido. Era, por tanto, algo que estaba bien arraigado en la familia, amén de que otros intelectuales también me rodeaban y que desde pequeña siempre estuve muy vinculada al mundo de las artes en general.
Rendir homenaje a mis ancestros también ha sido parte de este trabajo, y no solamente a mis ancestros, sino a todo este sinfín de personas que realizan esta labor y que han mantenido viva esta tradición. No existe mejor homenaje, entonces, que hacer obras de arte que se muestren en galerías y museos que legitimen esta tradición, que pongan en valor este trabajo y que se retomen esos puntos que han sido parte de los ajuares, de las casas, del entramado, de la cotidianidad misma de la vida trinitaria.

 

1673236459681
Así me adentré en ese mundo, un mundo en constante desarrollo, donde aprendes cada trama, cada urdimbre, cada detalle, cada minuciosidad, cada centímetro del entramado de la tela, del hilo, de la aguja. Es un universo nuevo e increíble. Me ha llevado incluso a experimentar en la fotografía la fotografía intervenida, que ha sido otro medio y otra de las técnicas que abarca este proyecto. Constantemente surgen ideas trabajamos esculturas e intervenciones también que nos dan la medida de lo que se puede lograr cuando varias personas participan y se involucran en un proyecto.
En una obra artística el proceso creativo es lo más disfrutable, es lo más importante para mí, porque en ese momento estás evolucionando, estás absorbiendo un caudal de conocimiento y saberes que, a la vez, se multiplican cuando se trabaja en colectivo. Por eso actualmente me encuentro haciendo esto, aunque también realizo otros trabajos por encargo, otras exposiciones; participo en otros eventos a los cuales se me invitan con mi obra personal. Ello no quiere decir que este proyecto no sea también mi obra. Lo es. De hecho, soy la artista líder, la cabeza pensante de todos estos diseños con los cuales todas estas artesanas artistas de manos prodigiosas han aprendido a caminar junto a mí, a pensar como yo pienso, y yo he aprendido también a pensar como ellas piensan.
Es increíble los que se puede lograr cuando se fusionan dos técnicas tan diversas. Esto me da una satisfacción que nunca antes había sentido. Además, cuando haces cultura, cuando trabajas para tu pueblo, para tu ciudad, para tu gente, para las personas que te admiran, para tus amigos, resulta muy gratificante que tu obra sea bien recibida y logres con ella que las personas comiencen a admirar algo tan cotidiano desde otro punto de vista, con otro sentido estético, y lo perciban como novedoso, aunque inconscientemente están viendo algo que hacían sus abuelitas también. Es una pasión que en este momento llena todos mis sentidos.

 

1673236470308
Este proyecto, junto a otros que existen en la ciudad, fue parte del expediente que analizaron el Consejo Mundial de Artesanías y la Unesco para otorgarle a la ciudad los títulos de Ciudad Artesanal del Mundo y de Ciudad Creativa, en 2018 y 2019 respectivamente. Todo esto ha sido muy importante y extraordinario para nosotros; es como tener un legado en tus hombros.

 

Sabemos de tu compromiso y amor por Trinidad — la muestra que inauguras es un ejemplo de ello, ¿cómo percibes la reciprocidad de esta ciudad contigo?

 

Identidad de ciudad es una muestra que se inaugura en el marco de los festejos por la 50 Semana de la Cultura Trinitaria y por el 509 aniversario de la ciudad de Trinidad. Esta muestra recoge alrededor de diez piezas realizadas por el proyecto Entre hilos, alas y pinceles, el cual lidero. Pienso que la reciprocidad de la ciudad se ve desde el momento en que estas artesanas artistas, que son parte de la población de esta tierra tan hermosa en la cual vivimos, trabajan conmigo y ponen sus técnicas a merced de diseños que se han creado para homenajear a la ciudad, todos basados en estilos y figuraciones que distinguen la feminidad. Ahí comienza todo: cuando una persona confía en ti y te entrega tus saberes para elaborar una obra en conjunto. Es algo recíproco y hermoso.
La ciudad —siempre lo he dicho es una de mis mayores musas, con su colorido, su historia, con sus legados y sus tradiciones. Trinidad es única, es majestuosa y también es mística y llena de espiritualidad. La ciudad me regala todo eso que me inspira; es un caudal infinito de inspiración: ahí también está la reciprocidad.
Debo mencionar, además, el público, las personas que me han seguido desde que era niña, desde que comencé mi carrera, que me han visto crecer, desarrollarme, convertirme en la artista y la mujer que soy hoy; los que siempre me acompañan. Ya no están todos los que estuvieron al principio, pero siempre hay nuevas personas que se suman. Hay personas que han pasado a otro estado, a otro universo, y creo que desde ese mundo espiritual me siguen, me cuidan y me iluminan. Esa reciprocidad del público que acude a mis exhibiciones, que está a mi lado, que ama y elogia mi trabajo, me llena cada día; es algo intenso, es pasión, es vida.
Es importante amar la cultura y trabajar desinteresadamente para que la cultura brille, porque es a Trinidad, nuestra ciudad, la que estamos homenajeando y debemos caminar juntos para que cada actividad y evento cultural quede lo mejor posible y sea exitoso. Eso es lo que motiva a los creadores, a los artistas, a las personas que vivimos en esta tierra, a quienes nos tocó vivir en este momento. He ahí lo recíproco de todo, que juntos trabajemos para regalar en cada aniversario de nuestra Trinidad una obra nueva, reluciente, renacida, llena de colorido y, sobre todo, de amor. Es algo recíproco, íntimo, puro y divino; se siente, se vive, se respira.

 

1673236467043

 

Tanto en Cuba como fuera de ella reconocen el amplio y heterogéneo universo creativo de Yudit Vidal. Hay elementos comunes que singularizan tu obra. ¿Qué nuevos derroteros creativos se plantea?
Decía que considero que he logrado muchas cosas en mi vida personal y en mi carrera artística y profesional, pero siempre me impongo metas y retos. Me faltan muchísimas cosas por hacer. Es infinito el caudal de conocimientos que uno debe tener para lograr ciertas cosas. Técnicamente la mano se va puliendo con el ejercicio diario y cotidiano; el cerebro también debe entrenarse para tener ideas más certeras y precisas que realmente expresen lo que tu alma y tu ser interior quieren decir, aunque no muchas veces se interprete de la manera que uno soñó o pensó. Precisamente creo que lo bueno de una obra de arte radica en las múltiples lecturas que puede tener por un espectador, más allá de lo que el artista quiso decir en primer plano.
Considero que debo explorar los medios tecnológicos, por ejemplo. El ser humano no puede desligarse de la tecnología en los tiempos modernos. Yo he experimentado y me he valido de programas y técnicas computarizadas para realizar ciertos diseños y trabajos fotográficos con diversas técnicas artísticas, pero aún quedan universos inexplorados por los que debo transitar. En la actualidad no podemos escapar de la fusión entre la tecnología y técnicas tradicionales; es una arista que debo y deseo experimentar. ¿Por qué no? Son otros caminos que se van abriendo también a la imaginación; la imaginación no tiene límites y la tecnología siempre nos sorprende. Así que eso es una tarea pendiente.

Galería de Imágenes

Comentarios



Entradas Relacionadas

leal y alumnos de las aulas museos, foto nestor marti

Las aulas-museo: la educación y el patrimonio

17 de junio de 2024

|

, , , , ,

Una de las grandes iniciativas del Doctor Eusebio Leal Spengler en el Centro Histórico habanero fueron las aulas-museo, donde los niños aprenden no solo las materias escolares, sino a convivir con el arte

Continuar Leyendo >>
IMG-20240612-WA0026

Arriba a la Bahía Habanera agrupación de buques de la Marina de Guerra de la Federación de Rusia

12 de junio de 2024

|

|

, , ,

Este miércoles 12 de junio llegó a la bahía de la otrora Villa de San Cristóbal de La Habana la agrupación de buques de la Marina de Guerra de la Federación de Rusia

Continuar Leyendo >>
1718143191627

“Actualidad sobre la conservación del patrimonio documental en Cuba”

11 de junio de 2024

|

, , ,

Para conmemorar el 86 Aniversario de la fundación de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, en la mañana de este martes, la Dra. Sofía Borrego Alonso impartió una conferencia magistral

Continuar Leyendo >>