ribbon

José Martí y su labor como periodista

14 de marzo de 2017

|

|

, , ,

 

66173-fotografia-g (Medium)

Foto: Juventud Rebelde

 

Desde la etapa de su juventud José Martí supo utilizar el periodismo para patentizar lo que sentía y también reflejar sus convicciones, así como su amor por Cuba.

Estaba próximo a cumplir 16 años cuando, exactamente el 19 de enero de 1869, en el Diablo Cojuelo salió reflejado lo que se considera como su primer trabajo de carácter político. Confesó que nunca había sabido qué era escribir para el público aunque aseguró que no tenía miedo de hacerlo.

En unas significativas reflexiones que hizo sobre la situación existente en Cuba, Martí enjuició la denominada libertad de imprenta que el nuevo representante de la metrópoli española en La Habana había decretado, y acerca de ello comentó: “Esta dichosa libertad de imprenta, que por lo esperada y negada y ahora concedida, llueve sobre mojado, permite que hable usted por los codos de cuanto se le antoje, menos de lo que pica; pero también permite que vaya usted al Juzgado o a la Fiscalía, y de la Fiscalía o el Juzgado lo zambullan a usted en el Morro, por lo que dijo o quiso decir”.

Años después, tras haber padecido en Cuba el presidio político y la realización de trabajo forzado, utilizaría en España el periodismo para denunciar la situación existente en su tierra natal y para patentizar su respaldo a la lucha por la independencia.

En 1871 en Madrid escribió su trabajo “El Presidio Político en Cuba” en el que llegó a señalar: “¿A qué hablar de mí mismo, ahora que hablo de sufrimientos, sí otros han sufrido más que yo? Cuando otros lloran sangre, ¿qué derecho tengo yo para llorar lágrimas?”

Dos años después, en una reflexión que hiciera acerca de la lucha por la independencia de Cuba y cuál debía ser la postura de los nuevos gobernantes españoles al hablarse proclamado en la península ibérica la República, Martí enfatizó: “La gloria y el triunfo no son más que un estímulo al cumplimiento del deber.” Y también precisó: “La libertad no puede ser fecundada para los pueblos que tienen la frente manchada de sangre.”

En este trabajo detalló un criterio acerca de la Patria al afirmar que es “comunidad de intereses, unidad de tradiciones, unidad de fines, fusión dulcísimo y consoladora de amores y esperanzas”.

Un tiempo más adelante, luego de ejercer el periodismo en México a partir de su llegada a ese país en febrero de 1875, Martí continuaría citando conceptos de gran significación en los trabajos que publicó en la Revista Universal.

Posteriormente en los demás países que residió, y de manera muy especial en los Estados Unidos, donde vivió varios lustros, siguió exponiendo principios a través de trabajos periodísticos que elaboró, incluso en los materiales y la denominada sección La última página, que incluyó en las cuatro ediciones de la Revista La Edad de Oro, publicación que concibió, dirigió y escribió en 1889 dirigida especialmente a los niños.

Precisamente ya desde el primer trabajo publicado en dicha revista titulado “Tres Héroes” expuso Martí que hasta hermosos de cuerpo se vuelven los hombres que pelean por ver libre a su patria.

Asimismo Martí planteó consideraciones en torno a la libertad y a la sinceridad de los seres humanos.

Sobre la libertad aseguró que es el derecho que todo hombre tiene a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía. Y con respecto a la sinceridad enfatizó que un hombre que oculta lo que piensa, o no se atreve a decir lo que piensa, no es un hombre honrado.

Casi dos años después en un trabajo titulado Nuestra América llegó a enfatizar que “trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra”.

A partir de la creación del periódico Patria el 14 de marzo de 1892 José Martí utiliza nuevamente en forma eficaz el periodismo como arma esencial de combate.

En su primer número apareció un artículo suyo titulado “Nuestras ideas” en el que detalló los objetivos de la publicación, al exponer: “Para juntar y amar, y para vivir en la pasión de la verdad, nace este periódico”.

En este trabajo resaltó, además, la necesidad de hacer la guerra por la independencia de Cuba y comentó que era criminal quién promoviera en un país la guerra que se le puede evitar, pero que también lo era quién dejaba de promover la guerra inevitable.

Al respecto precisó Martí al referirse a la actitud que debía asumirse ante tal situación: “El que no ayuda hoy a preparar la guerra, ayuda ya a disolver el país”.

Igualmente hizo una reflexión en el citado artículo sobre las características de los seres humanos al aseverar que los fuertes, prevén y que los hombres de segunda mano esperan la tormenta con los brazos en cruz.

De inmediato trató en torno al significado que podría tener la reanudación de la guerra, y a propósito manifestó que no era el caso preguntarse si la guerra era apetecible o no, puesto que ninguna alma piadosa la podía apetecer, sino ordenarla de modo que ella propiciara la paz republicana.

Seguidamente expresó que la guerra no se haría contra el español sencillo que habitaba en la tierra cubana, sino contra la dependencia de una nación incapaz de gobernar un pueblo que sólo puede ser feliz sin ella.

Y añadió que la guerra tenía de aliados naturales a todos los españoles que quieran ser felices.

Tras manifestar que la guerra no sería contra el español, sino contra la codicia e incapacidad de España, señaló: “La guerra no ha de ser para el exterminio de los hombres buenos, sino para el triunfo necesario sobre los que se oponen a su dicha”

En otros trabajos que salieron en sucesivas ediciones del periódico Patria, Martí se refirió al papel del Partido Revolucionario Cubano, acerca de los preparativos de la lucha independentista y sobre la propia significación y características de la publicación. Él precisó que Patria no era exactamente el órgano del Partido Revolucionario Cubano y al respecto señaló. “El Partido, una vez creado, hallará medio de que cundan las ideas beneficiosas al país. Órgano suyo será naturalmente todo patriota puro; no es puesto, no, lo que Patria necesita; sino el triunfo de la virtud de los corazones cubanos”.

También en diversos materiales que publicara en Patria, Martí le rindió homenaje a figuras relevantes de Cuba, particularmente a muchos de los que se habían convertido en símbolos por su participación en la etapa inicial de la guerra por la independencia. Por ejemplo escribió acerca de Antonio Maceo, Carlos Manuel de Céspedes, Ignacio Agramonte y Mariana Grajales.

Durante varios años, hasta fecha cercana a su muerte, en 1895, Martí alentó la publicación de Patria y siguió escribiendo para dicho periódico consciente del gran papel que podía significar el combate mediante la fuerza de la palabra.

Galería de Imágenes

Comentarios



Entradas Relacionadas

IMG_1922 (Medium)

A sus 500 años, La Habana: defensa de una utopía

18 de septiembre de 2019

|

|

, , , , ,

El Doctor Eusebio Leal Spengler ofreció en la tarde de este martes una conferencia magistral con la que inició el ciclo de conversatorios que, por el aniversario 500 de la ciudad, ha organizado el Centro Loyola

Continuar Leyendo >>
IMG_1853 (Medium)

Emilio Roig, Albizu Campos y las independencias de Cuba y Puerto Rico

18 de septiembre de 2019

|

|

, , ,

Cuba y Puerto Rico comparten más que la similitud de sus banderas. La Jornada anual de Solidaridad con Puerto Rico revela y rinde homenaje a la historia compartida entre ambas naciones. El Historiador de la Ciudad fue invitado en esta ocasión para contarla

Continuar Leyendo >>
DSC_0759 (Medium)

Aulas Museos, de los programas culturales más bellos

17 de septiembre de 2019

|

|

, , , ,

La Calle de Madera del Centro Histórico habanero fue el escenario escogido para inaugurar, en la mañana de este martes, el Proyecto Aulas-Museos para el actual curso escolar 2019-2020

Continuar Leyendo >>