ribbon

Tarde de ballet en el Mella

30 de octubre de 2014

|

|

, , ,

La mayor parte de los programas conciertos del Festival Internacional de Ballet de La Habana, se concentran este año en el teatro Mella. Buena oportunidad para apreciar diferentes estilos y coreografías de los artistas invitados y del patio que asisten a esta cita bianual.

 

cartel_24_festival

 

La tarde del miércoles inició con “La Pavana del Moro”, obra creada en 1949 por José Limón, precursor de la danza moderna y basada en “Otelo”, de William Shakespeare donde se representan a cuatro personajes: el Moro, Desdémona, Iago y Emilia. Esta coreografía moderna con música de Henry Purcell fue interpretada por Eric Vu An, Celine Macinno, César Rubio y Verónica Colombo, bailarines del Ballet de la Ópera de Niza y se caracterizó por movimientos largos y sostenidos, con una fuerte carga interpretativa, sobresaliendo en las escenas de mayor pulso dramático Vu An (el Moro).

 

Por primera vez subieron al escenario cubano tres bailarines del Joburg Ballet de Sudáfrica (Lindé Wessels, Burnise Silvius y Jonathan Rodrígues) con los estrenos “La Cenicienta” (pas de deux) y “Romeo y Julieta” (escena del balcón). En la coreografía inicial se sentían los nervios de los bailarines, quienes poco a poco fueron ganando seguridad en el escenario y comenzaron a disfrutar el baile. A pesar de la tensión de Wessels y Rodrígues las cargadas y los parneos fueron ejecutados con una técnica depurada. En la segunda coreografía, vimos a una Julieta (Silvius) dulce y liviana, aparecer en uno de los balcones laterales del Teatro Mella en espera de su Romeo (Rodrígues). La limpieza en los saltos, en las numerosas cargadas y la música de Prokofiev contribuyeron a que el público viviera la pasión de los amantes de Verona a través de esta pareja de Joburg perfectamente acoplada.

 

Otro dúo muy bien articulado fue el de María Ricetto y Ciro Tamayo del Ballet Nacional de Uruguay SODRE, quienes realizaron el pas de deux de La esclava y el mercader del ballet “El Corsario”. Con un director de la talla de Julio Bocca, todos esperaban ansiosos la variación masculina y Tamayo no defraudó, a pesar de ligeras imprecisiones en sus giros. Sus saltos fueron de una altura impresionante y sus manèges (saltos que se ejecutan formando uncírculo)fueron hermosos y merecieron los aplausos del público; además, el carácter mostrado en el escenario reafirmó que los discípulos del que fuese primer bailarín del American Ballet Theatre tienen mucho talento. Por su parte, la Ricetto ejecutó giros precisos y su figura esbelta, sus elegantes brazos y finas piernas contribuyeron a que los movimientos fueran más atractivos a la vista.

 

Asimismo, el público tuvo ante sus ojos a un hombre que bailaba como mercurio líquido, gracias al efecto visual que producía su vestuario. Se trata del bailarín Daniel Proietto de la compañía noruega Winter Guests, quien interpretó el contemporáneo “Sinnerman” de Alan Lucien con música de Nina Simone. El descuido y el agotamiento constituyen ideas primarias detrás de la obra, la cual surgió de la noción de la vestimenta, un rutilante y dorado traje gatuno. La voz de Simone y la lírica de la canción propician esa oleada de movimientos incesantes, pero sin complejidades técnicas, que se embellecen con el efecto óptico producido cuando la luz recae en el vestuario. Sinnerman se estrenó en la Gala Iván Putrov 2014 Hombres en Movimiento III en el Coliseo de Londres en el pasado mes de enero.

 

Este miércoles también subió a escena el Ballet de Camagüey con dos coreografías: “Fatum” y “Bolero”. Con música de Verdi y coreografía de José A. Chávez, “Fatum” muestra dos mujeres de diferentes generaciones que viven un momento difícil en su vida. La más joven lo asume con valentía y trata de hacerle ver a la otra que la vida continúa, que no puede seguir sumida en la desesperación y el dolor. La obra se hace extensa y por momentos resulta monótona, aunque hay que destacar el nivel interpretativo de las bailarinas Rosalía de la Torre y Rosa María Rodríguez, quienes disfrutaron y sintieron sus personajes. Con un sugestivo final, la mujer mayor se cuelga al único elemento que hay en escena y asciende con él hacia las varas eléctricas donde se instala la iluminación del escenario, como si no quisiera salir de su pasado, sino aferrarse a él aunque ya estuviese desapareciendo.

 

“Bolero” -basada en la pieza musical homónina de Maurice Ravel- fue la última coreografía del primer programa concierto del 24 Festival pero dejó mucho que desear. No fue un final para recordar. La coreografía del reconocido bailarín camagüeyano y actual director del Ballet de Magdeburgo, en Alemania, Gonzalo Galguera es una propuesta para los hombres de la compañía con una sola bailarina. La pieza fue interpretada por solistas y el cuerpo de baile de la compañía camagüeyana, quienes tuvieron imprecisiones, descoordinación y falta de concentración. Me quedé esperando un buen “Bolero”, pero parece que no será en este Festival.

Galería de Imágenes

Comentarios



Entradas Relacionadas

centro de diseño

Patrimonio renovado en el Centro Histórico

14 de noviembre de 2019

|

|

, , , ,

Desde este jueves 14 de noviembre, dos nuevas obras se suman a las ya inauguradas para celebrar los 500 años de La Habana: el centro dedicado a la Formación para la Restauración y el Diseño Taller Roberto Gottardi y el Taller de Encuadernación

Continuar Leyendo >>
portada ok

Reyes de España entregan a Leal Spengler Orden Carlos III

13 de noviembre de 2019

|

|

, , , , ,

En el Salón de los espejos del Museo, el rey Felipe VI condecoró al Doctor Eusebio Leal Spengler con la Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III

Continuar Leyendo >>
Foto: Alexis Rodríguez

Visita Doña Letizia de España el Centro Histórico habanero

12 de noviembre de 2019

|

|

, , , ,

El Centro Histórico de la otrora Villa de San Cristóbal de La Habana recibió en la mañana de este martes la visita de la Reina de España, Letizia Ortiz, quien acompaña a su esposo Felipe VI, Jefe de Estado español

Continuar Leyendo >>