ribbon

La “vida musical” de Alina Orraca

31 de octubre de 2013

|

|

, , , ,

Buscar la diferencia es algo que no todos logran. Muchas veces se presentan ante el público “fabricados” artistas que repiten los mismos modelos y ni tan siquiera los buenos. No está mal que todo el que inicia tenga un ídolo, un guía, una especie de pastor. Pero lo imperdonable es construirse una figura haciendo lo mismo que sus antecesores. Otros demoran la búsqueda de “lo original” hasta que lo encuentran. Saben que la competencia es dura y si es en el campo de la música, más. Hacerse de un nombre -respetable, claro- en una tierra donde aparece 24 por segundo alguien que canta, baila o toca, con gran talento en ocasiones, es complejo. Solo el estudio, el sacrificio, la indagación y la paciencia permiten lograr tal objetivo. Recuerdo, a propósito del aguante, algo que me decía el escritor Jaime Sarusky cuando se le preguntaba por la rapidez literaria de muchos jóvenes: “Mire amigo, este es un oficio de una larga, larguísima paciencia”.

Schola Cantorum Coralina

Y aunque no sea el caso, Alina Orraca buscó hace 20 años- y un poco más- estas cuestiones que mortifican a algunos: mantener un estilo propio.
Su proyecto, la Schola Cantorum Coralina es la mejor prueba de ello. La escuela de Alina celebra sus primeros veinte años. Propinándole una bofetada sonora a Gardel y al tiempo mismo. También reinventándose y creyendo, sobre todo, en la música: el mejor bálsamo para curar lo malo.

 
¿Cuáles fueron los motivos principales que la llevaron a fundar la Schola Cantorum Coralina?
-Durante más de 20 años yo estuve trabajando en la Escuela Nacional de Arte  y fue allí,  en el año 1979, donde fundo el Coro de Cámara de la ENA, ya que el centro tenía un coro muy grande, eran más de 60 estudiantes. Fuimos invitados a participar en el Concurso de Música Coral y Artes Escénicas en Viena. De aquel coro enorme solamente podíamos participar alrededor de trece personas y con ese grupo obtuvimos el segundo premio del certamen.
Sin dudas fue una experiencia maravillosa, con un grupo de cantores que en aquel momento eran adolescentes, de allí salieron grandes músicos como el maestro Conrado Monier, la compositora Beatriz Corona, Cary Diez, entre otros.
Sin embargo, los alumnos comenzaban a cantar en el coro y se retiraban, porque se graduaban de la escuela. Recuerdo que un día un periodista de Bohemia dijo que yo tenía el coro de Penélope. Estaba muy triste por seguir siendo “el coro de Penélope”. (Se Ríe). Entonces Pablo Milanés, que tenía en aquel momento su fundación, me dio el grandísimo honor de crear la Schola Cantorum Coralina. Pablo me pidió que realizara mis sueños de que los niños de las enseñanzas primaria y secundaria recibieran la música como una asignatura más.
A partir de ese momento hago mi Schola Cantorum (Escuela de Canto) y Coralina porque es “el coro de Alina”, jugando un poco con las palabras. Se incluye un coro de adultos y las cantorías infantiles desde los tres años, donde enseñamos a los pequeños a entonar, conocer las células rítmicas y que tengan la oportunidad, no solo de sentir la música, sino de producirla.

 
¿Qué o quiénes fueron los referentes más cercanos a la hora de trabajar en el proyecto?
-Yo tengo buenos referentes. Inicialmente mi maestra de dirección coral de la ENA, fue una profesora de Hungría de quien nos nutrimos Zenaida Romeu, entre otros. Toda una suerte para mí como lo fue recibir clases de la maestra Digna Guerra, quien venía de Alemania con nuevas técnicas e informaciones. Digna como maestra y profesora nos enseñó muchísimo. Tenía referencias también del maestro Serafín Pro, el maestro Electo Silva… A cada uno de ellos los he tenido siempre a la hora de estudiar, aprender y trabajar la música coral.

 
Algunos críticos señalan que su escuela de canto tiene una gran versatilidad y la capacidad de interpretar los más variados estilos. ¿Cómo escoge su repertorio?
-De una forma muy sencilla. Me gusta, como dijiste, hacer todos los estilos. Me encanta la música antigua, sin embargo pienso que si solo hiciera este tipo de música, me quedaría con muchas ganas. Me atraen todos los estilos: la música del Renacimiento y también la contemporánea. Soy una persona que me apasiona el baile, por tanto dejaría de ser yo si no hiciera música popular cubana o de otros países. Lo necesito.  No puedo vivir diciendo: “Solo voy a ser Bach o Barroco”. Por eso trato de escoger obras interesantes y que al público y al coro le van a gustar. Hay tanta música en esta vida que si viviera 200 años no la podría interpretar. Entonces si tengo una voy a hacer la que prefiero. (Se Ríe).

 

Hemos sido testigos, profesora, de cómo el Coro en sus presentaciones baila, vive la música de una forma diferente y con muchísimo sentido del humor. ¿A qué se debe todo esto?

-Desde mis inicios siempre escuché de que los coros, por lo general, eran muy estáticos, aburridos… Por tanto, siempre busqué la forma de captar la atención en los jóvenes, por ejemplo. Eso provocó muchas críticas. Pensé entonces: si a los eruditos no le gusta pero al público y a mi gente del coro sí, pues lo seguimos haciendo. Ahora tengo el placer de ver a todos los coros moviéndose en el escenario.

 
Estos son los primeros 20 años de la Schola Cantorum Coralina. De aquí en lo adelante, ¿habrán variaciones, cambios? ¿Qué pasará cuando ya no pueda estar frente a la dirección del coro?
-Tenemos muchas cosas que hacer todavía. En estos momentos estamos grabando un disco de Villancicos para la Navidad, con el sello Colibrí, entre otros proyectos. Hay muchas perspectivas y si en algún momento no estoy, alguien va a seguir. Tal vez sean mis hijas quienes mantengan el trabajo o algún miembro del coro. Yo sería muy feliz si esto ocurre. La Schola Cantorum Coralina puede tener continuación y ojalá así sea.

Galería de Imágenes

Comentarios



Entradas Relacionadas

unnamed

Historiadores y Conservadores de Cuba recuerdan a Eusebio Leal Spengler (I)

10 de agosto de 2020

|

|

, ,

Habana Radio conversó con los Historiadores y Conservadores de la Red de Oficinas, quienes se refirieron a labor del Doctor Leal Spengler en favor del patrimonio cubano

Continuar Leyendo >>
_DSC4164 copia

Testigos de un tiempo memorable

10 de agosto de 2020

|

, , , ,

La Armería 9 de abril, Museo del Centro Histórico habanero, acogió un encuentro de jóvenes trabajadores de la Oficina del Historiador con dos combatientes de los sucesos de la huelga general de ese día de 1958

Continuar Leyendo >>
924969e2-2930-4c4e-8eb4-5789bdd6a984

Paz eterna a nuestro Eusebio

6 de agosto de 2020

|

, ,

Este 5 de agosto se realizó una misa solemne dedicada a la memoria del Historiador de la Ciudad de La Habana, en la Iglesia de San Juan de Letrán, con la presencia del Nuncio Apostólico en Cuba, Monseñor Giampiero Gloder

Continuar Leyendo >>