ribbon

La rutilante emision del proyector

9 de diciembre de 2015

|

|

, , ,

 

Proyector-de-cine (Custom)

El cine ha cautivado a los poetas. Y para demostrarlo, aquí están estos textos, en que creadores de diversas generaciones, estilos, tendencias, rinden homenaje a actores y filmes que han marcado la historia del séptimo arte.

Fina García-Marruz, reconocida con el Premio Nacional de Literatura, abre esta propuesta, con uno de sus poemas incluidos en su cuaderno Créditos de Charlot, dedicado al mítico Charles Chaplin.

Otros dos poetas, Roberto Branly y Luis Suardíaz, rememoran algunos de esos filmes y de esas actrices que han marcado no solo la fascinante historia del séptimo arte, sino también sus propias vidas.

De Reinaldo Cedeño Pineda puede leerse uno de los más de cuarenta poemas que conforman su libro Poemas del lente, galardonado con el Premio Hermanos Loynaz y dedicado a recordar esas cintas que nunca ha podido olvidar.

Se cierra esta fugaz mirada a la poesía cubana dedicada al séptimo arte con fragmentos de un texto en que Alejandro Ponce Ruiz rinde tributo a un auténtico mito de la cinematografía del mundo.

 

***************************************************************************************************************************************

 

web_CHAPLIN

 

ESCOJO ESE MOMENTO

Escojo ese momento
en que el vagabundo lee y fuma como gran señor
aprovecha el hueco de la colcha;
para meter la cabeza
y deja que el resto ruede por sus hombros
como un manto de rey.

Después, ya es fácil lo demás, lo fútil,
meter los pies en las chinelas
de las botas destrozadas,
y, como quien condesciende, descender del estrado
para comer.

Fina García-Marruz (La Habana, 1923)

***************************************************************************************************************************************

 

hqdefault

 

 

XI
VIAJE A LA LUNA
(De Georges Méliés)

El horóscopo está presto: en la
alquimia de la pólvora puede nacer
el himno silencioso de las detonaciones.

Los astrónomos se filtran
en la ceremonia de las reverencias.
Un disparo, y los ojos de la luna
estallan en su órbita de yeso.

El paisaje es punto menos que increíble:
un volcán lavado por la magia
de las constelaciones se abre, bajo las
ventanas de Saturno, como una tierna flor:
cráter de silencios sus compuertas abre
como tigres de salitre
en el olfato del sueño.

Los astrónomos recorren cadenciosamente todos los misterios.
Dentro, las cavernas, en su acuario de sorpresas,
van poblándose del necesario crepitar
de los crustáceos selenitas.
Una estatua apunta a la silueta
líquida del caos: todo es consumado
con su afán de maniguetas.
Con su afán de hadas que se van transparentando,
rumorosamente, entre bambalinas.

13-IV-63

Roberto Branly (La Habana, 1930-1980)

***************************************************************************************************************************************

 

Portrait Of Marilyn Monroe

 

 

FÍLMICAS
(fragmentos)

III
Marilyn,
huérfana ultrajada. Frágil ángel de luz
en aquel Hollywood de tinieblas, lejana prima
que tramaba desquite y perdía súbitamente los zapatos.
Llegué a intuir, porque iba ya creciendo entre
crónicas de cine y astrologías, que su éxito
estaba en las burbujas rosadas de su palabra,
en esa juguetería de medias finas y bombones,
en las pestañas, los mohines, los hombros desnudos…
Daban ganas de mecerla en un columpio
de bejucos perfumados, porque aunque tuviera
en todas las cartas el triunfo,
al final tenía que perder.
Y para ella brotarían versos de duelo
en servilletas de papel.

(…)

VII
El tiempo
no ha revelado por qué
pronto se esfumó el pequeño prodigio
que fue Gina, mientras mancebos
y señores demasiado crecidos se morían por B.B.,
la llorada francesa de ojos desteñidos.
Por entonces, yo que nunca vi
Arroz amargo ni El año pasado en Marienbad,
cortaba mis últimas rosas de papel
para el cine. Otras formas terrestres
vinieron y vendrán, otras gracias en perfecto equilibrio, mas, mi larga adolescencia terminó con Claudia, auténtica poesía en movimiento.
Ella sabía entonces emerger de las bovinas
y observar a cada raído espectador
como a cosa propia. Y escuché decir:
con Claudia Venus nació en el cine
y dejó las puertas del mar
abiertas a la melancolía.

VIII
Nunca más volví a mirar
con ojos de seminarista
a las estrellas del cine.
me había enamorado, definitivamente
de la Vida Real.

Luis Suardíaz (Camagüey, 1936-La Habana, 2005)

***************************************************************************************************************************************

 

el color purpura 3

 

PÚRPURA

Niña fea del sur
niña color del odio
esos dedos con que mueves la sopa
los cambiaría por la navaja
pero prefiero que sonrías
anda Niña Celie
sonríe
en la madera pulida con tu sangre
sonríe un poco
del otro lado del Atlántico viene la hermana Nattie
a jugar a las palmas como la primera vez
por el mismo camino
por el camino de la guerra
por el camino de los girasoles color púrpura.

(El color púrpura de Steven Spielberg, Estados Unidos, 1985)

Reinaldo Cedeño Pineda (Santiago de Cuba, 1968)

***************************************************************************************************************************************

 

 

PLYvd

 

VUELVEN GIULIETTA MASINA Y EL TONTO
(fragmento)

                                                                   (no más que 24 cuadros por segundo)
a la memoria de Raúl Hernández Novas

                                                               Ya he visto a los poetas transfigurarse
y dirigirse contra sí propios.
FRIEDRICH NIETZSCHE

Aquí se pierden los ruidos de afuera
Acosados en ti el olvido y la angustia
mientras le agitas desde la columna del humo
en la rutilante emisión del proyector.

Prisioneros en la baranda de taquilla
la herrumbre calcará perfectamente los rostros

Pierden el tiempo acusándote
te proclamas ingenuo espectador El momento llegará
pero no será el momento que los otros esperan
te golpean sus certidumbres bobas su anemia contráctil
Como otras veces estarás dispuesto a engañarlos

La vendedora de entradas te mira con ojos incrédulos
y tu no dirás nada que pueda inquietarla
nada en potencia capaz de alterar su nulidad
Ocuparás indefenso la nostalgia de tu butaca en última
[fila
únicamente cuando lentísima la sombra del Albatros
se difumine en la noche del cinematógrafo en el
[estómago de la luz
para fundirse a ese algo que desde aquí se te antoja
[circulitos incandescentes
una suerte de fotograma final
donde Gelsomina no vuelve para besar al niño enfermo

Tú persigues algo semejante a ti
algo contigo en cópula enfermiza
de pie entre lo majestuoso que oculta
el pájaro en su vuelo y la demencia

Será necesario dejarte tranquilo en la butaca
[El momento llegará
atravesando como un pedazo de piedra
de extremo a extremo la pantalla

Cansado estás de pedirles que regresen
—la escena es reciente
la mentira conmueve es de este minuto—
pero ellos se empeñan en olvidar
“Vuelvan” les gritas
“vuelve” le ordenas a un anónimo
a un tal Hernández y luego lo ves correr hacia la nave
[de los locos
indetenible en todas direcciones
como un mal que no alcanza un funesto presagio
lento fluir que no llega a tus catacumbas

Alejandro Ponce Ruiz (Manzanillo, Granma, 1974)

Galería de Imágenes

Comentarios



Entradas Relacionadas

75580339_711684439344013_7036593479660601344_o

Recibe Leal Doctorado Honoris Causa de la Pontificia Universidad Lateranense

22 de noviembre de 2019

|

, , , ,

El Historiador de la Ciudad de La Habana ha sido distinguido con la condición de Doctor Honoris Causa de la Pontificia Universidad Lateranense

Continuar Leyendo >>
dsc05350

Diciembre a través de las pantallas

22 de noviembre de 2019

|

, ,

La Habana abre sus puertas una vez más para el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano

Continuar Leyendo >>
Sin título

Una joya del patrimonio musical

20 de noviembre de 2019

|

|

, , , , ,

En el Palacio del Marqués de Arco fue presentado el disco doble "Música del Salón. La Habana y Santiago de Cuba, siglo XIX", una coproducción entre la Casa de Producciones Colibrí y La Ceiba, disquera de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana

Continuar Leyendo >>