ribbon

La Palabra: De Caimanera al mundo

28 de julio de 2014

|

|

,

La Palabra 2
Conversación con el músico de origen cubano La Palabra, autor del famoso tema El tún tún de tu corazón y artífice de un estilo que transformó la música tropical de la noche a la mañana

Dice que cuando llegó a Cuba, después de tantos años, empezó a llorar como un  niño frente a la casa que lo vio nacer. “Se me aflojaron las piernas”, recuerda. Con menos de 15 años salió de esta Isla para instalarse en varias ciudades estadounidenses y en ese país hacer su carrera musical. El creador de la Salsa Romántica, el autor de temas tan conocidos como El tún tún de tu corazón, el músico que Stevie Wonder decidió incorporar a uno de sus proyectos, el responsable de tantos arreglos musicales que otros a la larga y atrevidamente hicieron suyos, volvió a Cuba. Volvió a sus raíces, volvió a los recuerdos.

Conversamos casi una hora dos días antes de su regreso a Estados Unidos. Aunque algunos términos del español hayan desaparecido de su vocabulario (el tiempo provoca eso), no ha perdido el sello que identifica a los que aquí vivimos. No nos dice su verdadero nombre ni al inicio ni al final de la conversación. Solo quiere que lo conozcan como La Palabra. Es imposible llegar hasta Caimanera, el lugar donde nació para saber su verdadera “identidad”. Realmente no es el nombre lo que importa aquí, sino su música, esa que ha cruzado las fronteras y transformó el estilo de la música tropical de la noche a la mañana.

 

¿En qué circunstancias sale de Cuba y llega a los Estados Unidos?
Fui criado en Caimanera y fue mi abuela quien empezó a enseñarme el piano. A los 13 años hice mi primer concierto con una banda local. En aquel tiempo mi mamá se había casado con un americano y mandó a buscar a toda la familia. Llegamos a Miami, donde estuve un día o dos, y después nos trasladamos a Nueva York (NY). Es en NY donde yo puedo apreciar todo lo que esta  ciudad brinda musicalmente y ya con 15 años estaba tocando en un club. (Se Ríe). Sí, claro, en aquel tiempo no era tan estricto entrar en un club.

 

Estamos hablando de qué año…
Aproximadamente 1966 o 1967, por ahí. Te digo que empecé a conocer amigos que después se volvieron famosos como es el caso de Richie Ray, Eddie Palmieri, entre otros. Era algo sorprendente: Caimanera es un pueblo tan chiquitico y yo estaba en NY. Claro en aquel tiempo había muchos dominicanos, puertorriqueños, que se asemejan a nuestra cultura.

 

¿Qué es lo que más sonaba en aquel tiempo?
El boogaloo, con un poco de pop americano y ritmos latinos. Recuerdo una vez que estaba mirando la televisión americana y de pronto salen Cheo Feliciano y Joe Cuba con el tema “Bang Bang”, ¡wow!,  eso fue genial.

 

Durante estos tiempos hay cubanos que van logrando éxitos en Estados Unidos, como es el caso de La Lupe con la orquesta del maestro Tito Puente, por casualidad ¿estas fueron algunas de sus influencias musicales?
Bueno, créeme que yo siempre llegué con una mente de originalidad. Cuando yo salgo de Cuba me llevo los ritmos que sonaban aquí como el mozambique,  el pilón… Cuando llego a NY están tocando los sones de Félix Chapotín y yo me decía: no están tocando nada moderno. De hecho los grupos de NY me sonaban anticuados, menos el boogaloo.

 

¿Quién ayuda a La Palabra a buscar esa originalidad?
Sencillamente: escuchando música. Recuerdo que mi papá me introdujo al blues. Por ejemplo, una vez con él visité el teatro Apollo donde por primera vez vi a James Brown, Wilson Pickett. Te imaginas qué sensación, qué descubrimiento. A partir de ahí y una vez que mi mamá se mudó para Detroit, empecé a estudiar más música americana, hasta que llegaron muchas propuestas.

 

Tengo entendido que una des esas propuestas fue trabajar con Stevie Wonder, ¿cómo se produjo ese encuentro?
Un bajista me dice: “Mira, nosotros tenemos un proyecto con Stevie Wonder y a mí me gusta como tú tocas el piano”. Yo no le creí y me insiste a que fuera por su casa para presentarme a Wonder. Así lo hice, conversé con Stevie Wonder por teléfono y me pide un Demo para él escuchar cómo yo tocaba el piano. Le gustó y empecé a trabajar en su proyecto. A través de Stevie Wonder es que yo me mudo de Detroit a California.

 

Otro cambio…
Sí, muchacho yo estaba fascinado con California. Fue una experiencia muy linda. En esa etapa Stevie Wonder se encontraba realizando una gira para promover el cumpleaños de Martin Luther King y muy ocupado en ese trabajo. Una vez tuvimos una reunión y yo le dije: “Stevie yo te puedo esperar cinco años, pero dime cuándo va a terminar todo esto”. Porque en realidad él viajaba mucho. Nos prometió que después de sus presentaciones en Japón y Washington terminaríamos el proyecto. Pero hay algo que yo deseo que el público cubano conozca: Stevie Wonder sí tuvo que ver con la Salsa Romántica.

 

¿De qué manera?
Mira, en esa etapa yo me vinculo a la Orquesta Versalles y empezamos a trabajar en el primer LP. Recuerdo que en aquellos años se pegó el tema Todo se derrumbó de Enmanuel. Yo le hice un arreglo en tiempo de salsa y fue tanto el éxito que en una noche nos pedían el tema dos o tres veces.
Ya yo venía haciendo estos tipos de arreglos, para mí no era tan complicado tomar una balada y llevarla a salsa. Pero en medio del trabajo con la Versalles, me llama Stevie Wonder para terminar el proyecto. Cuando yo abandono el proyecto con la Versalles había una muchacha que le encantaba esto de llevar las baladas a la salsa y me pide hacer un LP con este estilo. Después cuando me voy, esa muchacha se va para NY y reúne a Louis Ramírez y Rey de la Paz para grabar el disco Noche caliente donde sale el tema Todo se derrumbó.

 

Es decir, prácticamente robó su idea…
Sí.

 

¿No hubo litigio?
No, porque un concepto no se pude discutir. Yo fui el creador y mientras estuve trabajando con Stevie Wonder no me percataba del auge que iba tomando la Salsa Romántica. Una vez que terminé con Stevie Wonder yo regresé al mundo de la salsa y grabo el tema Lady que se pegó más que Todo se derrumbó. Ahí me empiezan a conocer como cantante y arreglista. Fíjate, yo grabo Lady en el ochenta en Los Ángeles y la volví a grabar en el dos mil y la pegué de nuevo.

 

Esa canción fue un fenómeno…
Sí, hasta en Francia se pegó el número.

 

¿Qué pasó en Miami?
A Miami llego cuando Lady está sonando de manera increíble. Como te dije nunca conocí a Miami hasta la profundidad, pues nunca estuve mucho allí. Luis Enrique, el nicaragüense, me había pedido formar parte del grupo y, verdaderamente, no necesitaba un bongosero pero fueron tantos sus pedidos que acepté.
Quién te dice que de momento Luis Enrique empezó a pegar temas con arreglos míos y los productores empiezan a darle un reconocimiento apabullante sin reconocer que yo estaba detrás de esos temas que él grababa. Ahí entré en una fase de negación y, sinceramente, eso empezó a incomodarme.
Nunca había sentido eso. Un día Luis Enrique me dice que a mí no me aceptaban porque era negro, no lo pude creer. Mi club en la Calle Ocho siempre estaba lleno, ni Willy Chirino podía conmigo. Luis Enrique abandona mi grupo, después de haber firmado un contrato y ahí empiezo a ver la realidad de la realidad. Todo esto aparece en mi libro.

 

¿La decisión de Luis Enrique provocó enemistad entre ustedes?
Honestamente eso fue una tragedia musical para mí. Yo me fui de Los Ángeles a Miami en la cima musical con el tema Lady y una vez en esa ciudad me vi caer y caer. Paré de tocar salsa.

 

¿Se sintió excluido?
Sí. De hecho me puse a trabajar en otras cosas, menos en la música.

 

¿Cuándo decide volver al mundo musical?
En el dos mil, cuando regreso a Los Ángeles. Volví a grabar Lady, como te dije. Volvió a pegar y después hice El Tún Tún de tu corazón que causó un revuelo tremendo, sobre todo en Colombia.

 

Algunos músicos no reconocen a la salsa como un género. Otros menosprecian la llamada “salsa brava”, la salsa con letras contestatarias y están los que dicen que la “salsa romántica” desvió el cauce de la salsa original. ¿Qué usted piensa de eso?
La Salsa Romántica fue víctima de los productores. Están también los llamados “copiadores” que no hacen salsa romántica y venden otra cosa bajo esa etiqueta. Si tú haces salsa romántica sin sentimiento, eso no va a tener calidad. Sucedió con el rap en los Estados Unidos. Hubo un momento que aparecían personas que no eran raperos y se vendían como eso. Los productores solo piensan en el dinero. Ahora, para mí la salsa es como una sombrilla que incluye a varios géneros musicales y nos ayudó muchísimo a identificar nuestra música en el mundo entero.

 

Aunque está fuera de Cuba hace tantos años, sigue diciendo con mucho orgullo “soy cubano”. ¿Cómo fue el reencuentro con la Isla?
Ya venía el llamamiento de la tierra poco a poco. Cuando mi amiga guantanamera, la cantante Paula Villalón,  me invitó al Festival de Boleros fue como la culminación de todo. Cuando llegué a Cuba entré por Santiago, pero rumbo a Guantánamo las cosas fueron cambiando. Recuerdo que la carretera era peligrosa, de muchas curvas, pero ahora no. Cuando llegué al lugar donde nací empecé a llorar como un niño. Pero no lloré así, simple, no. Fue un llorar profundo que se me aflojaron las piernas. Allí conocí a Rosalía Arnáez, mi madrina aquí en Cuba. Por ella conocí a La Habana.

 

Planes más recientes…
Estoy preparando mi próximo disco y quiero incluir a algunos cantantes cubanos. También esperamos que el público cubano tenga a su alcance mi autobiografía y para eso estamos trabajando en la traducción. Aquí siempre voy a volver. (Se Ríe).

Galería de Imágenes

Comentarios



Entradas Relacionadas

habana-clasica-cartel

Nuevamente la danza abrió Habana Clásica

11 de noviembre de 2019

|

|

, , , ,

“Infinito”, una creación de la destacada bailarina y coreógrafa española Susana Pous y su agrupación danzaria Micompañía, dejó inaugurada la tercera edición de la temporada de conciertos Habana Clásica

Continuar Leyendo >>
Portada (Medium)

Música de salón. La Habana y Santiago de Cuba, siglo XIX

28 de octubre de 2019

|

, , , , , , ,

Una excelente noticia por el aniversario 500 de la otrora Villa de San Cristóbal de La Habana: acaba de salir este CD, a cargo del Gabinete de Patrimonio Musical Esteban Salas junto al sello Colibrí, y que contiene la música más antigua impresa en la ciudad entre 1829 y 1867

Continuar Leyendo >>
72386670_707776916357072_3342175805504487424_n

Cinco años de un Festival

22 de octubre de 2019

|

|

, , , ,

Grandes atractivos trae este año la V Edición del Festival Mozart Habana, que se desarrollará del 25 de octubre al 2 de noviembre en las salas del Centro Histórico de la capital y la Sala White de Matanzas

Continuar Leyendo >>