ribbon

“Eusebio Leal me dio trabajo, me dio abrigo”

29 de octubre de 2020

|

, , , , ,

Por Yoel Lugones Vázquez y Elaine Caballero Sabugueiro

 

2020-10-28 10-50-07_06550002 (Small)

Miguel Ángel Hernández

 

Cuando en el año 2000, el especialista Miguel Ángel Hernández tuvo la posibilidad de trabajar con el Doctor Eusebio Leal Spengler no lo pensó dos veces. Sabía que aumentarían sus conocimientos sobre el patrimonio cubano, que sería una labor hermosa la de embellecer y concederle una segunda vida a inmuebles y edificaciones de antaño, que su visión personal de la historia crecería después conocer y aprender las lecciones del Historiador.

En la parte más antigua de la ciudad, desde hace años, Hernández funge como director del taller de soldadura adscrito a la escuela-taller Gaspar Melchor de Jovellanos, donde los jóvenes aprenden la técnica de soldeo en metal, entre otras materias.

El intelectual más valioso de su tiempo, como han nombrado a Leal Spengler, se convirtió en un verdadero maestro para Hernández y así lo confirman sus palabras: “Eusebio supo llegar a las personas humildes, a los hombres comunes que trabajamos el acero”.

 

¿Cuáles restauraciones significativas asumió en la OHCH?

Fui llamado a través de un contacto personal de Eusebio para realizar la construcción de los laboratorios de la Universidad de San Gerónimo, sitios que dictaminaban la política de restauración con un carácter científico-técnico, porque son los laboratorios de arqueometría, de biología y de restauración de papel.

Después fuimos hacia el Planetario y continuamos rumbo a la Cervecería, hicimos el Paseo Flotante y trabajamos en la iglesia católica en la restauración de las máquinas que elaboran las ostias. También hicimos la cocina del Seminario San Carlos y San Ambrosio y en Mantua, Pinar del Río, restauramos la campana de Antonio Maceo. Participamos además en un trabajo riesgoso de restauración, que fueron las ocho campanas de la Catedral de La Habana. Siempre estuvimos en la ayuda cotidiana del Leal, quien nos entregaba tareas difíciles.

 

¿Tiene alguna experiencia especial con el Doctor Leal Spengler?

Cuando él ya estaba enfermo fui a visitar a mi familia a Estados Unidos y fui a despedirme de él. Me abrazó y me dijo “lo único que quiero es que no me abandones”, y le respondí que soy un hombre de su lealtad. Lo llevo aquí como a Fidel, en el alma. Le dije que estuviera tranquilo que iba a ver a los míos y retornaba.

 

VALLA15

 

Como cubano al fin le pregunté “¿Qué quieres que te traiga?”. Lo único que quiero es un paquete de tasajo para comerlo con boniato. Ese era Eusebio, quien lo mismo hablaba con un diplomático que con cualquiera de nosotros. Siempre fui amigo de él, desde el primer momento.

Llegué al Historiador en un momento muy difícil, cuando un trabajador por cuenta propia era casi excluido de la sociedad y Eusebio Leal me dio trabajo, me dio abrigo. Me dijo “haz la escuela y enseña, transmite tus conocimientos y que vengan los jóvenes para educarlos y para que trabajen, porque el trabajo es quien hace la vida”.

La Oficina tiene que seguir, me da tristeza pensar en él, pero también me da fuerzas. Digo: “Tengo que seguir para adelante, no tengo otra alternativa”. Leal era hombre y amigo.

 

¿Qué laborales inmediatas por encargo de Leal quedan por hacer?

Nos pidió que nos pusiéramos en contacto con el Arzobispado para que se haga la restauración de la Cruz de la iglesia de Jesús del Monte, que significa un símbolo de lucha de los vegueros, porque fue una de las primeras iglesias que se hicieron en La Habana.

 

123136613_1073419306410379_6177649030046391379_n

 

La Cruz se fragmentó en una caída, la restauramos y se volverá a montar en el mismo lugar donde estaba y también se comenzará la restauración de la iglesia de Jesús del Monte.

 

123137422_3229559100482774_8729159903544863739_n

 

Con la Cruz hubo que hacer también un trabajo de enlace mecánico para entonces hacer la soldadura. Después de varios procesos, al final se hizo una soldadura con electrodo y después vinieron los tratamientos sobre el metal y ahí está el resultado.

 

La inserción de las nuevas generaciones en el taller ¿cómo ha sido?

Producto a la pandemia el taller se paralizó, pero ahora con el comienzo de las clases acordamos que fueran doce alumnos los que vinieran aquí, debido a que en un taller de este tipo no pueden venir muchos jóvenes por un problema de concentración. Además, son labores peligrosas porque se utilizan gases a alta presión y con corriente de alta tensión. Entonces se necesita compenetración.

Existen cuatro puestos de trabajo y se va preparar un aula con doce sillas y una pizarra para dar las clases teóricas de tecnología de soldeo y tecnología de los metales y también las enseñanzas prácticas. Tenemos un artista en la parte de fundición, donde los jóvenes se van a interesar por las dos especialidades.

 

Para usted ¿cuál es el mayor legado de Leal?

 

No conozco un habanero que haya hecho tanto por La Habana. He tenido la oportunidad de vivir en Berlín, en Lasi, en Milán y además he visitado en Nueva York y muchos lugares del mundo, y La Habana es la reliquia del Caribe. Fueron más de 50 años los de Leal como Historiador, él luchó y amó a esta ciudad como nadie.

 

VALLA5

 

Yo moriré en esta ciudad y haré todo lo posible por seguir el legado de Leal, que no fue otra cosa que trabajar, tratar de luchar, conservar y transmitir a las nuevas generaciones el valor que tiene la restauración de La Habana; y como Patrimonio de la Humanidad que es, significa un reto para los jóvenes amar y querer a La Habana como lo hizo Leal.

Galería de Imágenes

Comentarios



Entradas Relacionadas

06

El elogio oportuno para Habana Radio

25 de febrero de 2021

|

|

, , ,

Uno de esos colaboradores imprescindibles de nuestra emisora es Fernando Rodríguez Sosa, crítico literario y periodista que, según sus propias palabras, llegó de manera fortuita a la Voz del Patrimonio Cubano

Continuar Leyendo >>
MR26

“Para la paz, queremos la guerra”

24 de febrero de 2021

|

|

, , ,

Del genio formidable del más universal de los cubanos, emergieron ideas y acciones de una contienda bélica que – reiniciada el 24 de febrero de 1895 y frustrada por la intervención norteamericana – no se detendría hasta la conquista de la definitiva independencia de la Nación

Continuar Leyendo >>
mambises-guerra-1895

24 de febrero: el aire de la libertad

24 de febrero de 2021

|

|

, , , ,

A 126 años del reinicio de la guerra llevada a cabo por los cubanos por la independencia, la soberanía, la dignidad, volvamos sobre algunos de esos libros que cuentan de la entrega, el heroísmo, el sacrificio, de conquistar la libertad

Continuar Leyendo >>