ribbon

Egresados del Colegio San Gerónimo hablan sobre su Maestro Mayor

19 de febrero de 2021

|

|

, , ,

 

1 (Small)

 

El Doctor Eusebio Leal Spengler sabía que en algún momento ya no estaría para conservar el patrimonio de La Habana, pero, como hombre del futuro, de visión clara y precisa, supo multiplicar su conocimiento y con creces.

En la parte más antigua de la capital, quien fuera el Historiador de la Ciudad por más de cincuenta años fundó entre varios sitios, dos centros docentes para enseñar los oficios de la restauración a los jóvenes. El primero de ellos, la Escuela-Taller Gaspar Melchor de Jovellanos creada el 6 de abril de 1992 y años después en 2007 abrió sus puertas el Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana, donde antiguamente tuvo su primera sede la Universidad de La Habana.

Cuando el 31 de julio llegó la nefasta noticia de su muerte, los alumnos de sexto año de la licenciatura en Gestión y Preservación del Patrimonio Cultural, que se imparte en San Gerónimo, sin que nadie se los solicitara, hicieron guardia de honor a su Maestro Mayor en el antiguo Palacio de Capitanes Generales, hoy Museo de la Ciudad.

En ese lugar se colocó el Libro de Condolencias del eximio habanero para rendirle tributo desde la palabra y el pensamiento. Allí, sus alumnos acompañaron a cada cubano que le profesó su admiración al hombre que hizo posible la restauración del Centro Histórico de La Habana, cuando parecía un lejano sueño para los mortales.

 

DSC_0440

 

“El honor tenía que ser rendido para sentirnos completos y para aliviar nuestra pena”, comenta Yeisy Ydoy, graduada del Colegio San Gerónimo de La Habana en el año 2020, en entrevista con Habana Radio. “Ese hombre paradigmático ya no estaba entre nosotros, pero trabajó toda la vida para que sintiéramos amor por Cuba. La mejor forma de perpetuar ese legado es continuar su obra con la misma pasión y el detalle, no detrás de un buró, sino a pie de obra como él hacía”.

Para Ydoy, el Doctor Leal significó un profesor inigualable: “Tuve la oportunidad de recibir clases de él y aprendí muchos de su historia en la labor de recuperar el patrimonio. Me siento dichosa de haber podido beber directamente de la fuente. Eusebio es un ejemplo a seguir en todos los aspectos, en su libro “Regresar en el tiempo”, dice que ˈLa Habana Vieja me robó el tiempo de la vida. Quise encerrarla en las pétreas paredes de un museo y ella, en justa venganza me hizo prisionero de sus muros para siempreˈ. Leal estaba enamorado de La Habana”, reconoce la egresada del colegio.

 

Testigos de un tiempo memorable

 

FB_IMG_16134374545449965

 

El periodista Yoandry Avila Guerra, también alumno de San Gerónimo, recuerda las clases impartidas por el Doctor Leal Spengler como un momento valioso durante los seis años de la carrera: “El primer contacto con Leal fue precisamente en la asignatura sobre Introducción al Patrimonio. Si mal no recuerdo fueron un total de ocho conferencias, realmente era un pretexto para compartir con el Historiador y que nos hablara sobre el patrimonio cultural, de La Habana y sobre los proyectos presentes y futuros de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana y de la Red de Oficinas”.

Los encuentros para este reportero le permitieron conocer la personalidad de Eusebio “y ver de una manera distinta la Historia de Cuba y de algunas de las edificaciones del Centro Histórico”, especifica.

“Una de las grandes preocupaciones era qué pasaría con La Habana y con ese empeño y tenacidad propia del Historiador cuando él no estuviera. Fue una interrogante que nos guardamos durante las clases sin atrevernos a preguntarle, hasta que nos decidimos y uno de los colegas lo hizo muy apenado. Eusebio nos comentó que su obra como intelectual ya estaba realizada. El mayor empeño era seguir en la continuidad y en la formación de los especialistas para sensibilizar y ayudar a cuidar el patrimonio. Su obra estaba garantizada teniendo el Colegio San Gerónimo”, explica.

El futuro de la Oficina, así como del sistema de trabajo en Red de las instituciones de este tipo en Cuba, explica Avila Guerra, “está en consecuencia de en cuán leales podamos ser a Eusebio Leal, cuánto sepamos defender desde la razón, desde la objetividad la importancia de la cultura en todos los ámbitos de la nación”.

“Sin lugar a dudas el patrimonio cubano está ahí — añade el periodista— y como gestores de ese tesoro, refriéndome a los alumnos de San Gerónimo, nos toca crear estrategias, buscar nuevas maneras de entender y socializar los valores del patrimonio que comulgan con la identidad y la espiritualidad de la nación”.

 

Gratitud por cada palabra

 

DSC_0444

 

De igual forma Liz Álvarez Alonso, recién graduada de la especialidad de Gestión y Preservación del Patrimonio Cultural, confiesa sentirte orgullosa por haber recibido enseñanzas directas del cubano más útil de su tiempo, como han calificado a Leal Spengler: “Solo puedo agradecerle a la vida por darme la oportunidad de coincidir en el tiempo con tan prestigiosa persona, por haber tenido la oportunidad de tenerlo de cerca, conocerlo como ser, no como algo inalcanzable, pues ese eras tú, el ser al que todos podíamos llegar”.

“Yo desde mi puesto en el aula, el anciano que caminaba por las calles de la vieja Habana y al verlo pasar no podía evitar saludarlo, el niño que jugando en las plazas y cuando lo veían se les iluminaba el rostro y decían: mira, mira es Eusebio”, expresa Álvarez Alonso.

Eusebio Leal Spengler ha sido uno de los grandes privilegios de Cuba de los siglos XX y XXI. Un intelectual de altos quilates que nos enseñó a dignificar la historia no con atrezos ni frases manidas. Para él lo fundamental consistía en el análisis oportuno, el estudio consecuente y azaroso, tal y como aconsejó a sus estudiantes del Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana.

Yoandry Avila Guerra evidencia, en sus palabras, el arduo camino que deben emprender los gestores del patrimonio con la ciudad que legó el prestigioso intelectual habanero: “La Oficina del Historiador ha producido gran cantidad de conocimiento, así como sus múltiples especialistas. A nosotros nos toca entonces apropiarnos de esas herramientas y buscar cuáles son las maneras más expeditas para socializarlo y para hacer entender a las personas su importancia. Ellos son los principales beneficiarios y los que mayor impacto podrían tener reconociéndose como portadores y parte de ese patrimonio”.

Galería de Imágenes

Comentarios



Entradas Relacionadas

Ángel Calcines

Cierre magistral de Jornada por fundación del Museo de la Ciudad

22 de octubre de 2021

|

, , , , ,

Con un interesante conversatorio a cargo del Editor general de la revista "Opus Habana", Argel Calcines, cerró la primera jornada por la inauguración del Museo de la Ciudad, situado frente a la Plaza de Armas, en el corazón de la zona más antigua de la capital

Continuar Leyendo >>
BEISBOL-PATRIMONIO-CULTURAL

El Béisbol, más que un deporte

22 de octubre de 2021

|

, , , ,

El Consejo Nacional de Patrimonio Cultural (CNPC), ha resuelto declarar “La dimensión cultural del béisbol: el juego de pelota, saberes y prácticas asociadas”, Patrimonio Cultural de la Nación Cubana

Continuar Leyendo >>
bdr

Oficina del Historiador celebra Día de la Cultura Nacional

20 de octubre de 2021

|

, , , , , ,

Motivados por la historia, la memoria y la cultura, los trabajadores de la Oficina del Historiador de Ciudad de La Habana festejaron el día de la Cultura Cubana como fieles protagonistas de la obra de Eusebio Leal y de lo más auténtico del pensamiento cubano del siglo XIX y XX.

Continuar Leyendo >>