ribbon

Eduardo Sosa: la guitarra es un instrumento que abrazas

7 de julio de 2017

|

|

, , , , ,

Fotos: Joel Guerra

 

Eduardo Sosa 1 (Small)

 

En la tarde de este jueves 6 de julio, regresó al Salón de Mayo del Pabellón Cuba el esperado espacio “Encuentro con…”, que conduce la periodista Magda Resik, como parte del programa de la feria Arte en la Rampa en esta etapa estival.

El invitado de la tarde fue el destacado trovador cubano Eduardo Sosa, que se definió guajiro de pura cepa, pues desde su infancia y hasta los 21 años vivió en un pueblecito llamado Tumba 7, en el II Frente oriental.

En el intercambio, contó que su primer acercamiento a la música fue a través de su abuela que le gustaba cantar y “lo hacía bien, según recuerdo, aunque estoy seguro que le estoy poniendo un poco más de cariño como hacemos todos con los abuelos. De hecho, las primeras canciones que me aprendí completas y las cantaba a los cuatro o cinco años fueron «Veinte años», de María Teresa Vera, y «Obsesión», de Pedro Flores”.

La radio fue también un referente musical para Sosa, aunque el entorno era obligatoriamente melodioso porque la gente cantaba “cuando querían oír música y no tenían radio cantaban lo que le gustaba; además, la radio no se escuchaba todo el día: había horarios de transmisión tanto de las emisoras nacionales como las locales. A mí me despertaban cada mañana con rancheras mexicanas, una música que se escucha mucho en los campos de Cuba”.

El trovador confesó que la guitarra llegó a él estando en la enseñanza secundaria: “Antes se entraba a la vocacional en el 7mo grado, lo que hoy son los IPVC para hacer el preuniversitario. Allí hicieron una convocatoria para formar un coro y formé parte de él. Me relaciono con otros niños que tocaban algunos instrumentos, sabían solfear; algunos venían de escuelas elementales de música y allí estaban Santiaguito Brito y Osvaldo Ayala, y esos dos me pusieron por primera vez una guitarra en la mano y me enseñaron a poner mi menor, y ahí me cambió el mundo por completo”.

“Empecé a aprenderme acordes – continuó – con la revista «Somos Jóvenes», donde salían las posiciones de la guitarra, las tablaturas que después supe que era como se llamaba eso, y a los 14 años cuando ya mi abuela y mi mamá se convencieron que no iba a ser ni médico ni ingeniero, me regalaron una guitarra, una guitarrita Sindo Garay, que después cambié por una camagüeyana que era mejor, y esta por otra con dinero arriba y así”.

A la interrogante de Magda de qué posibilidades le ofrece la guitarra al Eduardo Sosa creador, cuánto lo ha podido acompañar en su vida creativa, el músico le respondió categóricamente que “en primer lugar, la guitarra no es difícil de transportar. Lo más complicado es empezar a tomarle cariño y aprender a dominar determinadas cosas que hay en ella, afinarla, encontrar las cuerdas que te acomoden. La guitarra es un instrumento que tú abrazas y empiezas a tener un especie de interacción, de energía con ella; es como un ser querido”.

En otro momento del encuentro, Eduardo aseguró que el acto de componer para él es de mucho desasosiego: “Aunque sea una canción que proponga felicidad, es un proceso de angustia; sobre todo, porque quieres que quede bien. No tengo preparación académica; soy empírico, aprendí en la calle, en la Casa de la Trova santiaguera, con los amigos, y sigo aprendiendo todos los días.

”A veces se me ocurre algún verso y lo escribo, pero muy rara vez. Prefiero que esa ebullición allá dentro comience a dar vuelta y llega un momento que no aguanto más, y entonces agarro la guitarra y un papel, y me pongo a escribir”.

 

Eduardo Soza 2 (Small)

 

Para Sosa, “trovar es desnudar el alma, tratar de compartir cosas que a veces no conversas con las personas pero las tienes ahí y quieres decirlas, y entonces aprovechas y te refugias en una canción. A partir de ahí te desnudas y haces pensar a los demás. Sigo creyendo firmemente que el arte no puede ser solo entretenimiento, ni contemplación; para mí el arte tiene que proponer y tiene que ayudar a crecer a la gente”.

Otras confesiones: “Me identifico más como trovador que cantautor. No me gusta que me digan cantautor. El trovador tiene otra actitud con el arte, con la vida, con la sociedad. Se arma de una personalidad con la que no solo se plantea ser mirado y escuchado, sino también con la que debe proponerse incentivar a los demás”.

Durante el ameno diálogo, el músico dejó claro que nunca falta el toque social en sus canciones, aun en las más tiernas: “hay algún chiste pero no lo pienso; yo soy así, los que me conocen lo saben; utilizo mucho la ironía”.

El autor de temas como “A mí me gusta, Compay”, “Y si no bastara” y “Retoño del monte”, se considera un apasionado de la lectura que, sin dudas, le ha aportado mucho a su talento creador: “Cada cual con una canción hace su historia y eso abre un mundo de imaginación tan interesante que a mí me atrapó y desde ese momento comencé a leer poesía. El lirismo que puede haber en mis canciones viene del cúmulo de lectura al que me he sometido muy gustosamente”.

Al hacer una comparación entre la trova tradicional y la nueva trova, Sosa dijo que ve mucha similitud entre las canciones de Sindo Garay y las que hace Ariel Barreiro, lo que cada cual tiene una época en la que vivió: “Sin embargo, las canciones de la trova tradicional melódicamente son más ricas, no en todos los casos pero la armonía era más compleja. En cada una de las etapas ha habido gente que marca.Todo el mundo coincide que Sindo revolucionó la composición en un momento determinado; sobre todo, musicalmente porque la mayoría de sus textos eran poemas musicalizados. Otros se apasionan con los giros melódicos de Corona y la amplitud tremenda de Matamoros.De esa trova tradicional heredé una buena cantidad de cosas que, afortunadamente, todavía atesoro en mis canciones”.

Ya en los finales el tema de la cubanía – traído a colación por Resik –afloró en el diálogo ante sus amigos, admiradores y público en general. Magda dijo que “Eduardo es un referente de orgullo de ser cubano cuando las personas te ven en un escenario cantar e interpretar los textos de tus canciones; sienten que hay una cubanía raigal y eso te ha permitido reflexionar sobre los riesgos y peligros que entraña para la Isla de hoy el mundo en el que estamos inmersos”.

 

Eduardo Sosa 3 (Small)

 

Al ser incentivado sobre el tema, el trovador respondió: “El tema de la cubanía es algo que no puedes armarlo. Cuando tú armas un personaje y además es un personaje para representar un país, estás siendo falso. Un país o un colectivo se hacen fuertes  porque sus individuos son originales y dicen las cosas tal y como las piensan; de lo contrario, no funcionaría. He tenido la dicha de intercambiar abiertamente y con una confianza tremenda prácticamente con todas las generaciones no solo de artistas, sino de pueblo en general.  A mí me preocupa mi país, yo creo que como a todos. Hay un grupo de cosas que suceden con las que se está desvirtuando y dañando inmensamente al menos a dos generaciones; una de ellas, la incertidumbre”.

“Mi visión como cubano y artista – continuó – no me permite quedar impasible. Me preocupa mucho culturalmente el país porque siento, creo que la cultura es como la capa de ozono. Del resto de las cosas terribles que pueden influir dentro de la sociedad, la cultura es la encargada de nivelarla. La cultura como un todo”.

“Me siento cubano y eso lo encierra todo. Cubano. Y me siento cubano por una cultura, no por una ideología. Te define cubano tu cultura”, finalizó.

Los que tuvimos el privilegio de disfrutar del encuentro con Eduardo Sosa nos convencimos de el porqué, a lo largo de su carrera, ha cautivado al público con sus composiciones llenas de arraigo tradicional y con un estilo bien cubano. Y es que Eduardo Sosa ha sido, en su obra musical como en su vida, un hombre sincero y entregado a su arte.

Galería de Imágenes

Comentarios



Entradas Relacionadas

IMG_1922 (Medium)

A sus 500 años, La Habana: defensa de una utopía

18 de septiembre de 2019

|

|

, , , , ,

El Doctor Eusebio Leal Spengler ofreció en la tarde de este martes una conferencia magistral con la que inició el ciclo de conversatorios que, por el aniversario 500 de la ciudad, ha organizado el Centro Loyola

Continuar Leyendo >>
DSC_0848 (Medium)

Homenaje habanero al Día Nacional de Chile

18 de septiembre de 2019

|

|

, , , ,

Celebran en La Habana acto solemne por el Día Nacional de Chile

Continuar Leyendo >>
IMG_1853 (Medium)

Emilio Roig, Albizu Campos y las independencias de Cuba y Puerto Rico

18 de septiembre de 2019

|

|

, , , ,

Cuba y Puerto Rico comparten más que la similitud de sus banderas. La Jornada anual de Solidaridad con Puerto Rico revela y rinde homenaje a la historia compartida entre ambas naciones. El Historiador de la Ciudad fue invitado en esta ocasión para contarla

Continuar Leyendo >>