ribbon

De los medios de comunicación también supo Leal

27 de enero de 2022

|

|

, , , , , ,

Fotos: Alexis Rodríguez

 

_DSC8099 (Medium)

 

Eusebio Leal, entre todas sus virtudes, tuvo a bien el arte de comunicar. Como extraordinario orador, y un hombre de profundas ideas, creyó en la importancia de la comunicación para la cultura, y por ende, el patrimonio de la nación.

Sus primeras acciones a favor de la rehabilitación del centro histórico habanero y del reconocimiento de la importancia de la memoria histórica del pueblo, fueron precisamente a través de la divulgación, de la explicación oportuna, como forma ideal para compartir conocimientos.

Fue un hombre que confió en el poder de los medios de comunicación para no solo informar a la sociedad, sino también formar y educar. Así lo expresó en varios de sus discursos e intervenciones durante sus más de cuatro décadas como Historiador de la Ciudad de La Habana y al frente de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana.

“Yo sé que siempre aspiramos a algo más -dijo Leal- y que debemos aspirar a la perfección. La perfección es nuestro ideal, sabemos que siempre quedará un espacio en el cual se demostrará nuestra incapacidad para alcanzarla pero ella es un objetivo y es también nuestra utopía: buscar que nuestros programas y que los que dirigimos como información sea cada día más acertado, cada día más constructivo, cada día más hermoso, cada día más cuidado, cada día más preocupados en lo estético y en la forma pero también, sobre todo, en el contenido. Esa creo yo es la gran responsabilidad de los medios.”

Motivado por ese empeño, continuó con profunda vocación el legado de su predecesor y de los héroes pensadores a los que siempre recurrió en el estudio de la historia. Fundó y prestó especial atención a diversos medios de comunicación surgidos al interior de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana: Opus Habana, Ediciones Boloña, Habana Radio…; sin los cuales la sensibilización de los ciudadanos en el proyecto de rehabilitación social de La Habana Vieja no hubiese sido, y no sería el mismo hoy.

“Si nos encerramos en una caja de cristal y prescindimos de la realidad, nuestro discurso carecerá de fuerzas, de valor de convencimiento, de poder, de clamor, de llamado a las generaciones futuras; pero si vemos cómo se edifica y al mismo tiempo vemos cómo esa edificación se realiza con la participación de nuestro pueblo, por él y para él, nos damos cuenta de que esa restauración cumple también uno de los proyectos programáticos de la Revolución que es luchar por el patrimonio espiritual de nuestro pueblo (…) Estoy seguro que no vamos a defraudar los propósitos que nuestro Partido ha tenido al animarnos y concedernos esta posibilidad de actuar de forma directa mediante el radio sobre nuestro pueblo y sobre nuestras gentes en La Habana. El cuidado de los monumentos, de la historia, de las voces que han hecho la historia, de nuestros artistas, de la memoria viva, de la carne y el hueso de la nación cubana será a partir de ahora y con arte nuestro empeño.”

Nacido durante la década del 40 en el seno de una familia humilde, en una Cuba inmersa en el fervor revolucionario que años después le llevaría al triunfo, Eusebio Leal tenía en sus recuerdos no solo la memoria histórica de su tiempo, sino también la esencia de su ser, formado con fuertes convicciones e ilusiones desde su infancia. De aquel entonces, recordaba siempre con emoción, sus memorias de niño y entre ellas, el poder y la magia de la radio, ocupaban gran atención.

“…una atracción magnética hacia el radio como invento, como creación, -describió en una oportunidad- que nos permite comunicarnos con el mundo de una manera excepcional. (…) tienen la virtud de que cuando se encienden -ustedes lo van a poder percibir- es como si estuviésemos escuchando la época porque se sienten ciertos ruidos que acompañaban por lo general nuestros recuerdos del radio, de la radio cuando éramos niños, pues he podido de pronto tocar otra vez los radios de Bakelite, volver a ver el papel de las bocinas que se decía que era de escama de pescado y que había que proteger para que no se destruyese, las telas que al poner la manito el niño sentía unas atractivas vibraciones y algo fantástico que tienen algunos de los radios: el ojo mágico. Tenía que calentarse el radio y entones, lentamente, se iba iluminando aquella luz verde y en la penumbra del cuarto podíamos escuchar “Los Villalobos” y todas aquellas cosas que escuchamos durante siglos porque aquel episodio lo escuché desde que era niño hasta que fui un adolescente. Después supe que duró 18 años.”

Esa devoción y confianza en el poder de la radio para llegar a cada casa e informar, persuadir, entretener le llevó a creer en la necesidad de fundar una emisora para divulgar el proceso de rehabilitación de La Habana Vieja. Con los años Habana Radio se ha convertido en un símbolo de la restauración, en como a bien dice su eslogan, ser la voz del patrimonio cubano.

Aquel día inaugural de enero de 1999, durante la primera transmisión de la que surgía como la voz de una añeja ciudad, Leal aseguró:

“Hemos creído en la posibilidad del radio, de hecho, han sido ejercitadas en el Sistema Nacional (de la Radio Cubana) a lo largo de muchos años. Fue precisamente Orlando Castellanos quien intuyó el nombre en nuestra gran emisora, nuestra magnífica emisora Radio Habana Cuba, dio el nombre de Andar La Habana, aquellos programas de radio que después han sido llevados al sistema de televisión. Pero siempre confiamos más en el poder del radio porque es el poder de la imaginación, que es superior mil veces al poder de la imagen misma. Esa es una realidad que constatamos todos los días al recorrer el país y ver el papel movilizador, el papel de oído atento y de voz puntual que la Radio Nacional ejerce como menester y oficio desde los confines de Baracoa hasta el extremo más occidental de Cuba.”

Leal era un hombre que amaba lo bello, y dentro de la belleza la singularidad. La radio no escapaba de esta convicción por lo que creía en el poder de la identidad para las emisoras de radio cubanas e incluso para sus programas en particular. Refiriéndose a Radio Rebelde en su aniversario 60, Leal dijo una vez:

 “Para mí es importantísima. Ha sido la emisora que escuché durante años (…) y realmente la emisora ha cumplido un rol, además tiene una identidad ilimitable. Quiere decir, Radio Rebelde tiene su identidad tan marcada como la tienen otras emisoras prestigiosas, CMBF por ejemplo, Radio Musical Nacional. Cuesta trabajo marcar el perfil de identidad de una emisora o de un programa como el de las huellas digitales de un individuo, exactamente iguales. Creo que las de Radio Rebelde son clarísimas.”

 

DSC_7308-Medium

 

Con tal motivación fundó Habana Radio, erigida sobre pilates culturales bien consolidados y redefinidos a lo largo de sus 22 años.

Consideramos que la emisora ha tratado de llenar los cometidos para los cuales como voz de la Oficina (Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana) y como voz del proyecto de restauración que además, no solamente abarca el espacio pequeño de la ciudad histórica sino a toda La Habana, también a las ciudades históricas de Cuba, a los sitios del patrimonio mundial que hoy tienen también en el territorio cubano una representación verdaderamente notable, si se tiene en cuenta el espacio territorial de la isla de Cuba. Por eso -apuntó Leal- toda la programación de la emisora (Habana Radio) manifiéstelo o no de manera explícita, está dedicada a esos principios de la educación general, a la búsqueda equilibrada de una posición ante los hechos históricos y su análisis y de esta forma toda la programación de Habana Radio aspiramos a que pueda ser cada día más escuchada, que pueda ser cada día más útil y que comparta con otras emisoras del espacio radial cubano, que comparta con ellas por muchas razones, que comparta con ellas estos nobles y elevados propósitos.

Siguiendo sus perceptos, la emisora ha dado a conocer aquellas obras que el Historiador catalogó como “realizaciones, no proyectos, y Habana Radio se dedica a darlo a conocer. A darlo a conocer como obra, a darlo a conocer como doctrina de la restauración, a darlo a conocer en medio de situaciones en las cuales más que nunca el patrimonio de la memoria es importante y determinante.” Desde entonces, enaltecer el patrimonio nacional y cultural cubano ha sido su empeño y devoción institucional.

“Habana Radio ha tenido una significación institucional para la Oficina -aseguró Leal- porque le ha dado una voz que puede escucharse a través de las ondas radiales y llegar a hogares distantes, para poder multiplicar por millones el valor de una conferencia, de un concierto; para poder transmitir en otras lenguas que inciden en nosotros como el idioma chino para la comunidad china cubana, o el italiano para los múltiples educandos de la sociedad Dante Alligheri o para cualquier otra forma de extensión cultural es insuperable. Traer también a personas de mucho mérito que a través de la Televisión o de la propia radio han alcanzado un prestigio casi secular como los profesores sabios- como me gusta llamarles- que introducen uno de los programas más interesantes de real cultura e ilustración o cualquier otro en el cual se desarrollan temas de actualidad como pueden ser comentarios políticos profundos y sustentados, como pueden ser comentarios y glosas del cine o de otros programas radiales. Para todo eso y para Cuba se hizo Habana Radio, dentro del sistema de la radio nacional y desde la OHCH. Agradezco al Instituto Cubano de Radio y Televisión, a los intelectuales y amigos que a través del programa han podido expandir sus ideas, con un sentido pleno y gozoso de la libertad de decir con responsabilidad, lo que pensamos de la historia, de la cultura del arte y hasta de la vida cotidiana.

En varias oportunidades se refirió con palabras de elogio a quienes con vocación martiana “hacen posible diariamente, día y noche, la programación”.

Habana Radio cumple uno de sus más importantes objetivos que es llenar, dar la posibilidad a los oyentes, a nuestros amigos, a los que nos escuchan en toda latitud de la provincia de ciudad de La Habana de que tenemos una programación cultural intensa, útil, buena, que les da la posibilidad de en cualquier momento durante el día, marcar en el dial nuestra emisora y hallar una respuesta a su inquietud, a su deseo, a su voluntad de conocer un poco más de la ciudad, de la nación y de su patrimonio. Habana Radio se fundó con ese propósito. Se escogió un 28 de enero para ello, porque Martí, nuestro Apóstol, uno de los padres fundadores de la identidad americana, creyó en la importancia de la cultura, del saber, del conocimiento. Se dio cuenta que son otros ejercicios de la voluntad humana, este, de querer saber, de ir nosotros por el conocimiento y no esperar a veces cómodamente a que lo traigan, a la puerta de nuestra casa, hacemos un acto que nos reivindica, que valora la condición humana, que eleva con el conocimiento la posibilidad de ser más y mejor. Para ser más y mejor se creó Habana Radio, para difundir desde el centro histórico de La Habana un punto de partida, un hito en la historia de la ciudad y de nuestro continente, un mensaje para todos los cubanos.

Eusebio Leal creía fielmente en la importancia de los medios de comunicación, en el poder que ejercen en la conciencia de quienes le escuchan, leen o atienden, a quienes deben dirigirse no solo con prestancia, sino con convicciones, compromiso y veracidad. En este sentido, creía en el perfeccionamiento humano, referido en lo individual pero también en lo institucional, del cual no escapaban los medios de comunicación en su empeño de ser más y mejores.

 

DSC_7310-Medium

 

Con estas ideas lideró el proceso de restauración de La Habana Vieja acompañado de una fuerte labor divulgativa y comunicacional a la que se sumaron no solo los medios de comunicación fundados y gestados desde la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, sino también los de carácter nacional e internacional.

Desde la capital cubana, y con fuerte vocación martiana, Leal depositó en Habana Radio, desde el 28 de enero de 1999, la consolidación de sus proyectos comunicacionales.

Yo sé que siempre aspiramos a algo más (…) Esa creo yo es la gran responsabilidad de los medios y la aceptamos cuando fue creada Habana Radio el día en que se conmemoraba un nuevo aniversario del natalicio de nuestro apóstol José Martí, un 28 de enero. La escogimos y no fue un azar. Se escogió porque esta emisora tenía que tener dentro del Sistema de la Radio cubana una vocación muy particular, porque estaba transmitiendo desde el municipio y desde el territorio Patrimonio de la Humanidad donde vino al mundo en el año 1853, José Martí. Yo creo que la programación y lo que hemos realizado constituye una ofrenda al pueblo cubano, un apoyo extraordinario y para mí inefable a la obra de restauración del centro histórico y a sus altos propósitos: culturales, morales, éticos, como una contribución a la identidad de los habaneros y también de los cubanos en general. Siempre que hablamos de La Habana no olvidamos que ella es, como se afirma, la capital de todos los cubanos y es la capital porque hoy la ciudad es más universal, porque hoy están más representados aquí los cubanos de todas partes integrando una sola y gran familia; y para ellos, con palabra nueva, con sentido siempre renovador, con sentido de noticia, Habana Radio les transmite su mensaje (…) Para escuchar los comentarios en los cuales tiene que estar siempre no aquel que se escucha a sí mismo, sino uno que está transmitiendo para que otros lo escuchen, para que se abran los oídos y los corazones a nuestra palabra. Nuestras informaciones, para que sean siempre exactas, para que sean siempre apegadas a la verdad, para que no exista ni un solo ápice de sensacionalismo, para que siempre tengamos la convicción como dije al comienzo, de que podemos hacerlo mejor. Y en cuanto a los colaboradores, escoger aquellos que ya tienen una obra, aquellos que han demostrado que son capaces de aportar al país, a la sociedad, a la nación, y al pueblo cubano una obra de mérito, tanto en el campo del arte como de la cultura en general.

***Para este trabajo han sido consultados algunos de los archivos radiales del Doctor Eusebio Leal Spengler que posee la emisora Habana Radio.

Galería de Imágenes

Comentarios



Entradas Relacionadas

La Oficina de Emilio Roig es hoy parte de un museo que atesora sus recuerdos / Foto Alexis Rodríguez

Emilio Roig de Leuchsenring: Un cubano muy completo

1 de julio de 2022

|

|

, , , ,

A propósito del Día del Historiador, Habana Radio rinde homenaje al fundador de la Oficina del Historiador de La Habana con una entrevista realizada por la periodista Magda Resik al Doctor Eusebio Leal Spengler el 25 de agosto de 2008

Continuar Leyendo >>
WhatsApp Image 2022-06-30 at 5.16.33 PM

Presencia definitiva de Fernando Ortiz en el Centro Histórico habanero

1 de julio de 2022

|

|

, , , , ,

Este jueves 30 de junio ha abierto sus puertas un espacio que estará disponible para todos los interesados: la Fundación Fernando Ortiz, creada y dirigida por el reconocido intelectual cubano Miguel Barnet, inaugura su nueva sede

Continuar Leyendo >>
WhatsApp Image 2022-06-30 at 5.49.26 PM

De oficios y buenas decisiones

30 de junio de 2022

|

|

, , , , , ,

Este 30 de junio, los estudiantes de la Escuela Taller de La Habana Gaspar Melchor Jovellanos sostuvieron un encuentro generacional en la sede de Habana Espacios Creativos, en el Centro Histórico de la Ciudad a la que pronto contribuirán a restaurar y preservar

Continuar Leyendo >>