ribbon

Crónica de un Andar anunciado

18 de agosto de 2014

|

|

, , ,

parque-john-lennon

La vida, en ocasiones, está marcada por hechos curiosos, insólitos, sorprendentes. Quiso el azar, por ejemplo, que, en una de las más conocidas calles de El Vedado habanero, hayan vivido, o aún vivan, numerosos poetas, narradores, ensayistas, pintores, bailarines, cineastas, músicos, profesores, quienes han contribuido, quizás sin siquiera imaginarlo, a escribir la historia de esa arteria capitalina.

Para develar los misterios y secretos, las realidades y esperanzas, de la calle 8, la Casa de la Poesía, de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, animó uno de los Andares que, cada año, durante los meses estivales, se convocan para acercar, a todos los interesados, a esas historias que celosamente atesora una ciudad que, en pocos años, celebrará jubilosa su medio milenio de vida.

Conducidos por varios guías –entre ellos, la poeta y promotora cultural Olga Lidia Pérez y la ensayista, narradora y profesora Denia García Ronda, ambas residentes, por cierto, en calle 8—, quienes tomaron parte en este Andar, que se extendió desde Calzada hasta 25, pudieron apreciar cómo, gracias a la casualidad, han coincido en esas pocas cuadras prestigiosas figuras de la historia y la cultura de la nación cubana.

 

Comienza el Andar

 

En el antiguo Lyceum Tennis Club, en Calzada y 8, se iniciaba este Andar, con el justo reconocimiento del significado de esa institución femenina para la cultura cubana de la primera mitad del siglo XX. Se recordaban también a figuras como la poeta María Villar Buceta, quien desarrolló una encomiable labor en la biblioteca del centro, la primera de carácter circulante en El Vedado.

Ahora, y desde hace varios años sede de la Casa de Cultura de Plaza, la instalación guarda, igualmente, una fecunda historia. En sus salones nació el prestigioso Festival Internacional Jazz Plaza, impartió talleres la creadora Ada Elba Pérez, expuso sus obras el grabador Carmelo González y leyó sus versos Luis Rogelio (Wichy) Nogueras.

Muy cerca, en 8 número 160, una placa rememora el lugar donde vivió Enrique José Varona, director del periódico “Patria” luego de la caída en combate del Apóstol, quien fue una activa figura de la vida socio política insular y se convirtió en un auténtico paradigma de honestidad y compromiso para los jóvenes de las primeras décadas del convulso siglo XX cubano.

Al llegar a 8 entre Línea y 11, los “andantes” conocieron que, en esa cuadra, vivieron Ruth y Zoe, hermanas del aguerrido periodista y revolucionario Pablo de la Torriente Brau, caído en lucha contra el fascismo; que reside la combatiente y promotora cultural Lucy Villegas, fundadora y primera directora del Parque Lenin, y que se ubica una de las dependencias de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado, dirigida por el Dr. C. Eugenio Suárez Pérez.

En esa propia cuadra, en el edificio de calle 8 número 911, coincidieron dos intelectuales: la ensayista, narradora y profesora universitaria Margarita Mateo Palmer —reconocida, entre otros galardones, con el Premio Alejo Carpentier— y el poeta Jesús Orta Ruiz (Indio Naborí), Premio Nacional de Literatura, quien residió por un período de su vida en el inmueble, como lo recuerda una tarja colocada por sus vecinos de entonces.

 

Entre pintores, músicos y poetas

Ada Elba Pérez

Ada Elba Pérez

Las artes plásticas parecen ser el centro de atención de 8 entre 11 y 13. Allí residen, en una casa de madera considerada entre las más antiguas de El Vedado —que según se cuenta perteneció a una condesa—, el pintor Damián Aquiles y la galerista Pamela Ruiz; mientras que, a solo unos pocos metros, vive el fotógrafo y documentalista Juan Carlos Alóm.

La casa-galería, marcada con el número 262, la ocupa otra familia de conocidos, y reconocidos, creadores vinculados al actual universo de las artes plásticas. Se trata de los pintores Alicia Leal y Juan Moreira, de indudable prestigio dentro y fuera de la isla, y sus hijas: Sirenaica, pintora y fotógrafa, y Ana, bailarina de danza moderna.

La casona que alberga hoy al Centro Provincial de Patrimonio Cultural, en calle 13 esquina a 8, fue, hace unos años, el Museo Municipal de Plaza de la Revolución, escenario donde la poeta Ada Elba Pérez pensaba organizar la peña Quetzalcóatl, proyecto interrumpido por su prematura muerte ocurrida, precisamente, mientras organizaba ese encuentro.

La música y la poesía son las protagonistas absolutas de la venidera cuadra. El recién fallecido maestro Luis Carbonell, Premio Nacional de Música, ocupó uno de los apartamentos del edificio de calle 8 número 307 y, en el inmueble contiguo, vivieron, hasta su muerte, Bertha y Amelia, el legendario Dúo Hermanas Martí, todo un símbolo de la trova tradicional cubana.

Otro símbolo de raigal cubanía, Jesús Orta Ruiz (Indio Naborí), uno de los más representativos cultivadores, en la pasada centuria, de la llamada estrofa nacional, la décima, fallecía en una casa también ubicada en esta cuadra, donde, por cierto, vivió algunos años el director escénico y profesor Carlos Pérez Peña, Premio Nacional de Teatro.

 

Del Parque Lennon a 8 y 21

Luis Carbonell

Luis Carbonell

Desde que en el parque, ubicado en la manzana comprendida entre las calles 6, 8, 15 y 17, se instaló la escultura que el artista José Villa Soberón le dedicara a John Lennon, todo un paradigma de la música del mundo del último siglo, este espacio se ha convertido en obligada referencia para quienes no dejan de venerar y admirar al mítico creador.

Son varios los intelectuales que han residido, o residen, en el entorno de este parque, entre ellos el ya desaparecido diseñador Eladio Rivadulla, creador del primer cartel dedicado a Fidel y a la naciente Revolución Cubana en enero de 1959; Deiby O’Farrill, músico, compositor y narrador, y Lil Rodríguez, guionista y realizadora de televisión.

En busca de la calle 19, siempre por 8, quienes participaron en este Andar se detuvieron en la casa de dos creadores vinculados al cine cubano de estos tiempos: el director de largometrajes y cortos, además crítico cinematográfico, Enrique Colina, y su compañera, Marta Araújo, presentadora del programa dominical Arte 7, trasmitido por la Televisión Cubana.

El recorrido continuaba hasta el antiguo hotel de 8 y 19, uno de los primeros de la ciudad con servicio de habitación, en que se alojaron desde estrellas del séptimo arte hasta mafiosos estadounidenses, inmueble en que hoy residen María Felicia Pérez, directora del coro Exaudi, y Denia García Ronda, reconocida estudiosa de la literatura cubana y una de las animadoras de este programa cultural.

Carmen Zayas Bazán, viuda del Héroe Nacional José Martí, vivió sus últimos días en una casona en 8 entre 19 y 21, donde, muchos años después, el bailarín y coreógrafo Narciso Medina fundaría su compañía de danza moderna. La Editorial Gente Nueva y el Consejo Nacional de Casas de Cultura ocuparían, en diferentes épocas, la edificación contigua, hoy sede de una dependencia de atención a combatientes.

 

Finaliza el Andar

 

Antes de cruzar la populosa calle 23, los guías de este Andar evocaban a tres personalidades, ya fallecidas, que vivieron en este segmento de calle 8: el editor y narrador Imeldo Álvarez, Premio Nacional de Edición; el periodista, investigador y narrador Jesús Abascal, y la poeta, compositora, crítica literaria y creadora de las artes plásticas Ada Elba Pérez.

Especial curiosidad despertaba Santiago Trujillo —vecino hasta su muerte, ocurrida unas décadas atrás, de 8 entre 21 y 23—, protagonista de una tristemente célebre historia, casi novelesca, por ser uno de los más directos implicados en el asesinato del líder estudiantil Julio Antonio Mella, ocurrido en México, en 1929, por orden del tirano Gerardo Machado.

Luego de atravesar la calle 23, el Andar casi finalizaba. Solo quedaban por hacer unos breves comentarios sobre la edificación que sirve de sede al Centro Provincial de Casas de Cultura y acerca de dos profesores de la Universidad de La Habana, el matrimonio formado por Fornarina Fornaris y Amado Palenque, quienes residieron en el número 566 de calle 8.

Aunque aquí concluía este Andar, todos, tanto guías como participantes, coincidían en que el tema aún merece mayor tiempo y atención en futuros encuentros. Solo así será posible develar, mostrar, descubrir, esos secretos que, de seguro, todavía guardan la calle 8 de El Vedado habanero y esos hombres y mujeres que han sido, y son, sus protagonistas.

Galería de Imágenes

Comentarios



Entradas Relacionadas

castillo atarés 0 (Medium)

“Sumar y multiplicar esfuerzos para la preservación de la ciudad”

14 de noviembre de 2019

|

|

, , , , ,

Un sueño largamente acariciado: la inauguración del emblemático Castillo de Atarés, que contó con las palabras del Doctor Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad; un regalo por los 500 años de la capital cubana

Continuar Leyendo >>
centro de diseño

Patrimonio renovado en el Centro Histórico

14 de noviembre de 2019

|

|

, , , ,

Desde este jueves 14 de noviembre, dos nuevas obras se suman a las ya inauguradas para celebrar los 500 años de La Habana: el centro dedicado a la Formación para la Restauración y el Diseño Taller Roberto Gottardi y el Taller de Encuadernación

Continuar Leyendo >>
portada ok

Reyes de España entregan a Leal Spengler Orden Carlos III

13 de noviembre de 2019

|

|

, , , , ,

En el Salón de los espejos del Museo, el rey Felipe VI condecoró al Doctor Eusebio Leal Spengler con la Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III

Continuar Leyendo >>