ribbon

Conversando con Raúl Bochmonar en Habana Radio

8 de febrero de 2022

|

|

, , , ,

 

100_4461

 

Aunque parezca extraordinario, el mayor goce que disfruta en su casa es pensar la Radio, saber que siempre tiene el deseo de comenzar una nueva historia, y disfrutar junto a la familia de un buen café acompañado de aroma radial. Su experiencia y anecdotario recoge la más intensa devoción de quien descubrió en el espectro radiofónico, las más atrevidas oportunidades para ser un hombre eternamente soñador. Así es nuestro colega Raúl Bochmonar, un ser que profesa a sus 85 años de edad, el amor por una obra, que, entre el acto de la palabra y la creación artística, vuelve una y otra vez a su mente con la frescura de que Parece que fue ayer.

En este intenso viaje por el universo sonoro, andando en sus primeros pasos por el periodismo de manera empírica, y luego entrevistando a personalidades de la cultura, en más de una emisión del programa Temprano, el cual motivó el despertar de la sintonía en Radio Taíno, fue que aprehendió, que a través del micrófono podía recrear los espacios más impresionantes de la vida social y cultural y, a la vez, intimar con la audiencia acerca de las historias de vida menos conocidas.

A estas cualidades se suman otras imprescindibles en el actuar cotidiano de Bochmonar, el amor y humanismo por su profesión, la historia y la cultura, el patrimonio, y todo lo que rodea a su universo familiar, como también a los tantos misterios de la vida y la necesaria sensibilidad.

Él nos recuerda que ha sido Habana Radio, una oportunidad exclusiva en su relación de aprendizaje con el Adulto Mayor, y también, con la comunidad del Centro Histórico, gracias a la complicidad del Dr. Eusebio Leal Spengler, el reconocido Historiador de la Ciudad de La Habana, y a Magda Resik, Directora de Comunicación de la Oficina y de la Emisora Habana Radio, quienes le abrieron las puertas de un nuevo mundo, y no precisamente, el de la más reciente película de Terrence Malick.

El escritor y la voz del programa de cada sábado Parece que fue ayer por la señal de Habana Radio, es inquieto y poeta, juega con los roles de la comunicación, la estética y la forma de hacer visible el arte en la radio en tiempos digitales.

A Bochmonar, le preocupa la banalidad y la falta de talento, el sentido de la ética, el riesgo de no variar la rutina, la tozudez de la antidialéctica, y de aquello que debe apuntar con mirada futura a los destinos del medio de comunicación.

Para este radialista fundador de Habana Radio, no hay mejor tiempo que la mañana. Ella suele ser la intrépida fortuna que abriga el sol para animarlo a seguir sus pasos, en las huellas más sagradas del pasado, y en el urgente suspiro a la búsqueda de un tiempo presente.

Es así como, sentando en su sillón preferido, con una pequeña agenda para señalar sus primeros apuntes, un bolígrafo en la mano derecha, y una mirada quijotesca, que nos reclama con sutil delicadeza: es hora de comenzar a trabajar.

De sus primeros pasos por la Radio, y de la llegada a la Voz del Patrimonio Cubano, nos cuenta el aventurero radial, Raúl Bochmonar: “Aún no sabría con certeza decir hasta dónde pretendía llegar con mis sueños, pero sí soñaba desde muy temprano en la adolescencia, que un día debía tocar los estudios de la Radio y la Televisión.

 

100_4465

 

”Fue de este modo que descubrí que me interesaba mucho hacer el periodismo, y con el tiempo, digámoslo así, llegué a ser un profesional empírico, para nada formado en la Academia. Te recuerdo –acota el entusiasta radialista– no existía antes del triunfo de la Revolución Cubana una escuela o nada parecido que permitiese formar a una persona en esos nichos del saber reporteril, aun siendo un joven de apenas 15 años”.

Con total desenfado y sin miedo a la equivocación de su decisión prematura, advierte que por aquellos años, era muy necesario el trabajo, y su familia requería de su ayuda económica. Fue entonces, que al cumplir los 18 años de edad empezó a trabajar.

“Yo llego a ser tan atrevido en mi afán por la escritura, que ya había comenzado a desandar en la redacción de pequeños artículos para algunos periódicos de la época como el Diario Nacional, incluido otros espacios de lectura en la escuela a donde asistí. En ella empecé escribiendo sobre temas de política internacional, y hasta lo ocurrido con el derrocamiento de Trujillo”.

“Para mí resultó crucial en estos primeros pasos por el periodismo, el hecho mismo de la nacionalización de la Televisión. Aquel canal que en parte perteneció a Gaspar Pumarejo, y con posterioridad pasó a ser el conocido Canal 2 Informativo. Es en este medio de comunicación, donde precisamente tuve la oportunidad de participar con apenas 22 años, en un programa como El pueblo pregunta, de corte esencialmente periodístico –y precisa– fui tan atrevido que llegamos a proponernos nosotros mismos como colaboradores fieles del programa, moviéndonos en vivo, casi que, junto a la cámara, entregándole preguntas a los entrevistados asistentes al programa. Siempre me llamó la atención de que la mayoría eran muy reveladoras, y venían formuladas por los propios televidentes”.

Sin perder tiempo ante la presencia de un posible señuelo de duda en sus recuerdos, el admirador de la cultura cubana, y joven añoso artista del medio radial, aún en franca actividad creativa con sus 85 años recién cumplidos, confiesa: “Me sentí por vez primera presionado por un micrófono y una cámara en este caso. Pero increíblemente me dio una experiencia mínima, pero al fin y al cabo como experiencia, terminó por ser totalmente cautivadora para el devenir de mis futuros años en la Radio”.

Admirado por el ejercicio de ser un aficionado deudor de la incansable escritura, nos refiere Bochmonar: “Comencé con los años relacionándome de una forma u otra con las emisoras de radio, en avidez total como principiante de lecturas. Y es a finales de la década de los setenta que me acerco definitivamente a la escritura, formando parte de la Oficina de Prensa de los Ferrocarriles.

Con este paso, destaca el entrevistado, “fui empleado ya como periodista, iniciando mis primeras jornadas en Radio Reloj, y luego en Radio Rebelde, en un programa que me atraía mucho, y se llamaba Critica de Radio y Televisión. En su set estuvieron presentes figuras como Humberto Bravo, Juanita García, Cristóbal Sosa, y otros, incluido la actriz Gina Cabrera. Esta última pasó a convertirse en la voz de mis «elementales críticas», que eran en definitiva la mirada subjetiva de mis juicios estéticos sobre los programas que se transmitían por la Televisión y la Radio”.

Lo que más importa de esta actitud reservada, pero a la vez, desenfada y liberadora de Bochmonar, en torno al ensayo mismo de un conocimiento a prori en el ejercicio del periodismo es que termina afirmándonos: “no me apena decirlo, yo soy un producto elementalmente empírico”.

Más adelante en la conversación, sin dejar de disparar sus ideas democratizadoras, agrega: “Quizás si no hubiese sido de esta forma, no habría podido desarrollar algunos conceptos de la comunicación, a través de los cuales me he servido para avanzar en todos estos años, en el habitual empeño de hacer una radio más creativa y dinámica”.

 

100_4469

 

“Dejaría de ser legítimo en este andar por la radio, si no dijera que fue con la promoción que le di a la prensa ferroviaria que llegué a conquistar un perfil radiotelevisivo. La propia Rosa Fornés llegó a filmarme dos programas en los ferrocarriles, y luego terminé tan comprometido con ello, que me fui a realizar una revista en vivo llamada Despertar habanero en la Emisora Radio Ciudad de La Habana, junto a Elías Gracia”.

Destaca el entusiasta radialista de Habana Radio: “Fue también otro espacio informativo Ayer, hoy y mañana, determinante en mi formación como periodista. Estuve por varios años acompañando a Julio Batista, hasta que luego, en la Emisora Metropolitana, comencé a realizar un programa que titulé De cerca. Con posterioridad llegué a Radio Taíno para trabajar en la revista Temprano, con el querido amigo Ismael Rensoli, a quien luego sustituí, pero siempre con la certeza de que seguía aprendiendo”.

Raúl Bochmonar, ha sido lo bastante fuerte para sentar el oficio sobre sus rodillas y someterlo a sus caprichos como muchos pretendieron hacer para conquistar el suntuoso mundo de la verdad. Su poder de reorganizar las ideas en el tiempo así se lo permiten, gracias a sus sutilezas llegamos al punto ideal de la conversación: los estudios de Habana Radio, creados ya hace 23 años, en 1999.

Con la labor casi que inconclusa en su programa de los sábados Parece que fue ayer, y con una llamativa sonrisa entre los labios, que devora la sed arrogante de sus canas, pero de forma muy apasionada, nos dice: “Yo me enteré de la creación de Habana Radio por la prensa, y entre esas notas que acostumbraba a intercambiar con Eusebio Leal, le dejé advertir mis felicitaciones por la brillante idea que había tenido de fundar una Emisora”

“Desde mi punto de vista, Habana Radio iba a impulsar un nuevo camino en la identidad comunicativa y creativa de la Radio Cubana y, sobre todo, iba a ser capaz de distinguir la memoria del patrimonio cubano, que de por sí, había quedado olvidada en el escenario de los medios de comunicación”.

Es así como su rostro ligeramente nos deja sentir el apremio de un nuevo apunte para este diálogo frente al evidente hecho de la puesta en escena de la Emisora Habana Radio.

“Recuerdo que esa nota anterior que le había enviado a Leal terminaba diciéndole: «Ojalá algún día yo pueda hacer algo en esa emisora que se va a gestar». Aunque habría que pensarlo muy bien, me dije, y fue precisamente, así como empezó a germinarse la idea de poder formar parte de su colectivo”.

La voluntad de ser parte íntima de esta familia, tan bien llevada, como suele ser en el interior de la Emisora Habana Radio, y como parte inseparable de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, confiesa Bochmonar, le permitió que horas después de haber escrito la nota se le facilitará conocer a Magda Resik, Directora de Habana Radio.

“Un día en el estudio de la Panamericana de Radio Rebelde, estaba haciendo un programa que se llamaba Conversando, de la Emisora Radio Taíno, y se me acercó el periodista Fernando Dávalos, acompañado de una muchacha muy jovencita que se llamaba Magda Resik, y me dice, el propio Dávalos: «Mira Bochmonar, ella es la Directora de Habana Radio»”.

 

100_4466

 

 

 

“El hecho me resultó tan casuístico, que la propia Magda estaba buscando a alguien que le habían dicho, contenía un archivo muy amplio con voces de la cultura, y era nada menos, lo que yo había estado haciendo hace varios años desde el género de la entrevista”.

Destaca el radialista añejo, pero joven de espíritu, que posiblemente aún Leal no había hablado con Magda de su interés por colaborar con Habana Radio. “Fue entonces Magda Resik, quien rápidamente me da una cita al día siguiente en la Emisora para una entrevista, y por esas mismas providencias de la vida, coincido en el elevador con la actriz Corina Mestre, que no la conocía aún, y también iba a ser parte de esta familia radial”.

Todo este camino recorrido hasta aquí por Bochmonar parece equivalente a construir una obra propia, que tejida por la conspiración de la imaginación y el espíritu de la creación lo llevó definitivamente a la escena radial de Habana Radio.

Otro momento excepcional en su carrera artística ha sido y sigue siendo, la escritura y conducción de un programa dedicado al Adulto Mayor, en franco desafío comunicativo con lo que anteriormente había hecho en su andar habanero por el espectro sonoro, el radialista mayor, Raúl Bochmonar.

La mesa estaba servida, y no precisamente, con platos exóticos como los de la novela Paradiso, de Lezama Lima. De hecho, había mucho por hacer todavía, incluido, el propio dilema de llegar a la resolución de la confesión de cuál sería el título para el programa.

Fue junto a Magda Resik que lo encontró Raúl, la frase era muy común Parece que fue ayer. Era como el mensaje ideal para conectar sus emociones más profundas con las temáticas más diversas que inspiraban a los abuelos, que de por sí, fueron en un primer momento los más asiduos oyentes. En primera instancia, aquellos que residían en La Habana Vieja, y con posterioridad, pasaron a ser parte los que viven en las restantes Villas del país.

Comenta Bochmonar que su mayor reto ha sido reinventarse en el espacio día a día, en especial en este tiempo de Pandemia. Porque ha sido el deseo inmenso de colaborar junto a los abuelos, lo que le ha permitido transmitir cada sábado la experiencia de cómo la radio de una forma muy imaginada y real, puede no solo acompañar a los más longevos, sino también cuidarlos y animarlos a seguir esta travesía existencial.

“Recientemente he tenido que ser muy paciente para enseñarles las bondades de Internet, que ellos comprendan que sin temor pueden grabar sus audios y, luego enviarlos a la Emisora. Pero, de que también podían comunicarse entre ellos, y al mismo tiempo, revelarse lo que pensaban y no podían hacer desde la distancia física”.

A la interrogante de la manera en que repasa los desafíos de la era actual, nos explica: “La radio tiene que cambiar su lenguaje, tiene que ir mucho más rápido al oído de las personas, tiene que ser mucho más cercana a los intereses de la comunidad y, sobre todo, más centrada en los problemas de la gente común”.

Con relación al necesario diálogo de la radio con los más jóvenes terminó asentando reflexivamente con la mirada: “Ahí está el mayor reto. Ellos no escuchan en su mayoría el éter radial, lo consideran un dinosaurio, porque está muy distante de la pantalla de su móvil. Entonces, la única forma de hacerlo más accesible a su gusto y preferencia, es siendo más moderno y atractivo; que no quiere decir cambiar la esencia de la radio, su cultura y función educativa. Pero sí interpretar su estética y los preceptos comunicativos que la identifican”.

El sentimiento por el Historiador de la Ciudad de La Habana, Eusebio Leal Spenglrt, lo llevó a otro momento de reflexión más íntima en nuestra conversación con Habana Radio.

“De Eusebio aprendí muchas cosas, y fue mágico, ese momento en que lo conocí aún sin canas, muy joven, entusiasta, siempre animoso, trabajando en la Oficina del Historiador. En especial, en aquellos primeros años cuando su despacho estaba establecido en el Museo de la Ciudad. De él conservo contactos muy breves, porque era un eterno celador del tiempo, siempre estaba preocupado por lo que le faltaba por hacer”.

 

100_4471

 

“Definitivamente Leal llegó a este mundo, a nuestro país, a nuestro momento para quedarse junto a nosotros, porque representa mucho para todos los cubanos. Yo diría que él personifica un símbolo para la intelectualidad. Es un ejemplo de consagración en el ejercicio de la cultura para la intelectualidad cubana”.

Y precisa: “Creo que su legado es imposible de borrar porque estará siempre siendo fuente de inspiración de todos aquellos, que, de una forma u otra se han acercado al trabajo del patrimonio, y en especial, a los procesos más complejos de su conservación y restauración, para que luego sean de bien común para todos los ciudadanos del país”.

“Siento que para mí la relación espiritual con Leal fue tan necesaria, que me ha permitido tener el aliento de todavía, a estas alturas con mis 85 años recién cumplidos, estar en el combate”.

Cuando se ha escrito entre encuentros y desencuentros, la memoria emotiva de un ser tocado por la bondad y la sencillez, como resulta ser, parte de la historia de vida de Raúl Bochmonar, encontramos al interior de su agenda las notas precisas para un nuevo diálogo.

Una indiscutible memoria cautivadora, donde la voz sigue estando presente frente al micrófono de Habana Radio, como el mismo instante privilegiado del primer sueño conquistado. Ese que nos alienta a los más jóvenes a continuar la travesía a otro estado del ideal futuro.  

Galería de Imágenes

Comentarios



Entradas Relacionadas

Foto:Bohemia

Bomberos en Cuba: Una historia de tradiciones heroicas

8 de agosto de 2022

|

|

, , , ,

En estos días de incertidumbre y de esperanza que se viven en la Isla, los bomberos de Cuba y de países hermanos han tenido una vez más la oportunidad de demostrar su valía

Continuar Leyendo >>
LEAL (Medium)

Estreno del tema “Profeta del amor” dedicado a Eusebio Leal (+ Video)

8 de agosto de 2022

|

|

, , , , ,

El álbum "El novio de La Habana", es un regalo pensado para celebrar a Eusebio Leal Spengler en el 80 aniversario de su natalicio en este 2022. En la realización de este material discográfico se han unido Bis Music, Artex y la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana.

Continuar Leyendo >>
IMG-20220805-WA0022

Acciones que unen a Cuba y República Dominicana

5 de agosto de 2022

|

|

, , , , , ,

Este viernes, en el sitio que será reconocido como el Memorial Máximo Gómez, fueron recibidos el Excelentísimo Señor Flavio Amaury Rondón de Jesús, Embajador de la República Dominicana en Cuba y una delegación compuesta por miembros de la Campaña Dominicana por la Solidaridad con Cuba

Continuar Leyendo >>