ribbon

La Habana Vieja y sus primeras construcciones religiosas

20 de septiembre de 2015

|

|

, ,

Basílica y Convento de San Francisco de Asís

Basílica y Convento de San Francisco de Asís

 

 

Desde los primeros años de la fundación de la villa San Cristóbal de La Habana, el poder eclesiástico se expresó en la arquitectura. Los documentos históricos consultados por el arquitecto Joaquín Weiss, reflejan que la primera iglesia parroquial existió en el lado oeste del espacio que hoy ocupa el Castillo de la Real Fuerza. Este templo inicial, refiere en su texto “La arquitectura colonial cubana. Siglos XVI al XIX”, era “un simple bohío de guano, probablemente con el único distintivo de una espadaña de madera para las campanas”. A la altura de 1538 fue destruida por piratas y reconstruida con la misma forma y en el mismo lugar. Más tarde, en la década de 1550, bajo el gobierno del doctor Gonzalo Pérez de Angulo, comenzó a erigirse una iglesia de piedra situada más al sur, al parecer en el sitio que hoy ocupa la Plaza de Armas.
En 1555 este primer sitio para el ejercicio de la fe y la oración cristianas, fue objeto del ataque de corsarios comandados por el francés Jacques de Sores. Después de este incidente, solo hasta 1571 o un poco más adelante pudo recuperarse el lugar. La Parroquial, levantada donde hoy se ubica el Museo de la Ciudad, otrora Palacio de los Capitanes Generales, contó hacia 1575 con una torre de tres cuerpos, trazada por el maestro Francisco Calona. Según destaca el propio autor, para finales del siglo XVI, la iglesia tenía un retablo de cierta importancia.

 

Torre de la Parroquial Mayor

Torre de la Parroquial Mayor

 
Tras varios proyectos de ampliación de este templo, los cuales quedaron frustrados por disímiles factores, el obispo Juan Santos Matías promueve una restauración hacia 1666. En 1741 la voladura del navío “Invencible” obliga a pasar la celebración de las fiestas a la iglesia de San Felipe Neri y pone una vez más a los pobladores ante la disyuntiva de crear un nuevo templo en otro sitio o dotar de mejores condiciones al actual y dejarlo en el mismo emplazamiento.
Sucedieron así más décadas de estragos para este espacio sagrado fundacional, hasta que 1773 se acuerda su demolición. Culmina de esa forma la historia de aquella primera Parroquial Mayor de La Habana, que fue trasladada al antiguo templo de los jesuitas, hoy Catedral, en la Plazuela de la Ciénaga, actual Plaza de la Catedral.

 

Dibujo de la Parroquial Mayor

Dibujo de la Parroquial Mayor

 
El Convento de San Francisco de Asís fue otra de las primeras edificaciones religiosas que existieron en La Habana. De hecho, fueron los franciscanos los que abrieron el camino de las diferentes órdenes hacia la Isla. Aunque la construcción se inició en el barrio de Campeche, al sur de la calle Muralla, es hacia 1580 cuando comienza a edificarse el Convento en su emplazamiento actual con tapias, rafas y tejas. Esta primigenia sede perduró hasta finales del siglo XVII, cuando fuertes tormentas obligaron a reconstruirla. A principios del XVIII comienzan las obras a cargo del maestro-arquitecto Pedro Hernández de Santiago, quien se comprometió a recuperar la fachada y la torre. En 1730 el Cabildo concedió a los frailes franciscanos cinco varas y media de terreno hacia la calle para una extensión de la portada y la torre. Para diciembre de 1738 se estrenó un nuevo templo mucho más grande que el inicial.
Por su parte, el Convento de San Juan de Letrán, de la Orden de Santo Domingo, se terminó no sin reiteradas penurias a finales del siglo XVI, debido a la pobreza de las limosnas de los pobladores. La intervención del Rey, permitió que se concluyera el cuerpo principal y también una parte del primer claustro del convento. No es hasta el siglo XVIII cuando exhibe tres claustros y una torre de tres cuerpos, una de las más elevadas de la ciudad. Más allá de su arquitectura, este monasterio posee gran importancia pues en él radicó la Universidad Pontificia, de 1728 hasta 1842.

 

Convento San Juan de Letrán

Convento San Juan de Letrán

 
Luego los dominicos se trasladaron a un nuevo edificio en el barrio del Vedado y en el antiguo radicaron diversas dependencias de Estado como el Monte de Piedad, el Cuerpo de Ingenieros, el Instituto de Segunda Enseñanza y la Primera Estación de Policía.
Asimismo, durante el siglo XVI se erigieron pequeñas ermitas, como resultado del crecimiento y expansión de la población. Probablemente eran muy modestas, con murros de embarrado y techos de guano, pero cumplían el objetivo de brindar un servicio a los vecinos que no necesitaban de esta forma trasladarse hasta la Parroquial Mayor.
Datan de este periodo la ermita de Nuestra Señora del Buen Viaje, en las inmediaciones de la actual iglesia del Cristo; la de El Humilladero, en el barrio de Campeche, en el lugar donde más tarde se levantaría el hospital e iglesia de Paula. En el sitio nombrado la Anoria, luego Campo de Marte, existió la ermita de San Sebastían. Finalmente, se han hallado referencias de otra dedicada a Santa Ana.

Galería de Imágenes

Comentarios



Entradas Relacionadas

Foto: Luis Carlos Palacios Leyva

Develan figura de Miguel Matamoros en el Museo de cera de Bayamo

20 de octubre de 2020

|

, ,

La figura del guitarrista, cantante y compositor cubano Miguel Matamoros, modelada en cera policromada, quedó inaugurada este 20 de octubre, como parte de los festejos por el Día de la cultura cubana

Continuar Leyendo >>
Foto: Miguel Moret / Tribuna de La Habana

Oda a la cultura cubana en el Centro Histórico

20 de octubre de 2020

|

|

, , , ,

Las celebraciones por el Día de la Cultura Cubana tuvieron su repercusión en Centro Histórico de la ciudad, con una cita donde pudo conocerse entresijos de la vida de Perucho Figueredo y Martí

Continuar Leyendo >>
jornada-de-la-cultura-cubana-2020

20 de octubre: la savia de la libertad

20 de octubre de 2020

|

|

, , , ,

Este 20 de octubre, Día de la Cultura Cubana, en tributo –como la definió el Héroe Nacional– a la hora más bella y solemne de nuestra patria, recordemos, una vez más, que la cultura, escudo y espada de la nación, nunca dejará de ser savia de la libertad

Continuar Leyendo >>