ribbon

La calle Cuba y sus Iglesias

20 de septiembre de 2015

|

|

, ,

Iglesia de Nuestra Señora de la Merced

Iglesia de Nuestra Señora de la Merced

Quizás usted no ha percibido que la Calle Cuba, en La Habana Vieja – municipio ubicado al centro de la capital cubana – exhibe el mayor número de Iglesias: La de Nuestra Señora de la Merced (Cuba esquina a Merced); la de San Francisco el Nuevo (Amargura y Cuba); la del Espíritu Santo (Calle Acosta a Cuba) y la Iglesia y Convento de Santa Clara, ubicada en Cuba y la calle del mismo nombre.
En este material le proponemos un acercamiento a estos templos con historias que contar desde hace siglos. Estilos arquitectónicos, funciones y algunos datos curiosos – encontrados en bibliografía consultada – podrá leerlos aquí.
Considerada una de iglesias más elegantes de La Habana, nuestra Señora de la Merced comenzó a construirse en 1755 y no se completó hasta 1867. Se levanta en una plazuela que permite apreciar en su totalidad la fachada barroca desprovista de torre, en la cual se destaca la puerta principal de arco abocinado y un nicho central.
Consta de tres naves separadas entre sí por monumentales arcadas de medio punto profusamente decoradas. Al final de las dos naves laterales se encuentran dos capillas, igualmente ornamentadas. El interior, diseñado siguiendo el modelo de San Pedro de Roma, ofrece hermosos altares, suntuosos murales, bóvedas con bellos frescos, una buena colección de pintura antigua y un solemne claustro.
Numerosas asociaciones piadosas y sociales funcionan en esta Iglesia. Una de las más interesantes labores religiosas es la de catequesis infantil, obra comenzada en el año 1900.

Iglesia del Espíritu Santo

Iglesia del Espíritu Santo

La del Espíritu Santo es el templo más antiguo que se conserva en Cuba y fue la segunda de las parroquias de La Habana. Según Martín Félix de Arrate, fue erigida como ermita para negros libres en 1638 y era pequeña y pobre, con una sola nave de 9.20 metros de ancho por 43 de largo. La fachada de esta iglesia muestra una mezcla de estilos arquitectónicos, desde el árabe hasta el neoclásico, con presbiterio de alto puntal y una bóveda nervada de fundamento gótico. Se recomienda visitar las catacumbas y las criptas funerarias, únicas en toda la Isla.
Del edificio original queda muy poco, debido a las numerosas obras de reparación, reconstrucción y remodelación que se realizaron hasta el siglo XIX. Su gran sencillez reside en el interés que ofrece el edificio, formado por una nave con techo a dos aguas, realizado con maderas labradas y entrelazadas artísticamente, y una portada en su fachada complementada por una alta torre de tres pisos, cada uno ligeramente más bajo que el anterior. La torre fue edificada en el año 1707.
La capilla mayor fue construida por el obispo Jerónimo Valdés entre 1706 y 1729 con su techo de bóvedas de piedra y una cripta para enterramientos bajo ella. De una manera fortuita en esta Iglesia se encontró en el año 1936 la cripta con los restos del Obispo Valdés.
En 1772 fue declarada como la única iglesia de La Habana con derecho a otorgar protección a los perseguidos por las autoridades.
Hoy la iglesia es un monumento enclavado en el patrimonio de cualquier cubano amante de una ciudad que venera y conserva.

Convento de Santa Clara

Convento de Santa Clara

El Convento de Santa Clara devino en el primer monasterio femenino de La Habana. erigido en el siglo XVII; ocupaba el edificio comprendido entre las calles Sol, Cuba, Luz y Habana. Surgió para prestar un servicio a los vecinos de la villa de San Cristóbal de La Habana que, temerosos por la suerte que podían correr sus hijas solteras en una ciudad en la que constantemente se atentaba contra la moral y la ley, habían reclamado a la corona la construcción de un lugar que sirviera como custodia de las jóvenes.
Nueve años demoraron los trabajos. Cinco monjas, encabezadas por Sor Catalina de Mendoza, llegaron de Cartagena de Indias para inaugurar el convento al que las muchachas ingresaban por voluntad propia o paterna. El inmueble contaba con dormitorio, refectorio, cocina, enfermería, huerto, iglesia y, en general, las instalaciones necesarias para la vida de una comunidad femenina de unas cien religiosas y otras tantas esclavas o servidoras. Por esa fecha se le comparó con una ciudad en miniatura.
Entre las jóvenes que aquí vivieron se encontraba María Mercedes Santa Cruz y Montalvo, hija de los Condes de Jaruco, conocida como la Condesa de Merlín, autora de dos noveletas, “Mis doce primeros años” e “Historia de Sor Inés”, en cuyas páginas pueden leerse memorias de su vida en el convento.
El exterior de la edificación era sobria y humilde y resultó ser la de mayor repertorio de techos de armadura del contexto cubano; algunos de los espacios techados nos permiten ver los tirantes, arrocabes y viguetas labrados con tallas de indiscutible belleza. Estos techos fueron construidos entre el siglo XVII y comienzos del XIX y el que cubre la iglesia conventual fue el mayor erigido en Cuba durante el período colonial. Justamente en uno de los frisos del techo del coro alto se encuentra una talla que da fe de la conclusión de la iglesia en el año 1643.
El primer claustro estaba al costado oeste de la iglesia y sufrió una transformación radical en la segunda mitad del siglo XVIII o comienzos del XIX. Entre los tres del edificio, este es el que tiene el aspecto más reciente, expresado en arcadas de medio punto sobre columnas toscanas de piedra en la planta baja; las cuatro galerías se cierran alrededor del patio de mayores dimensiones de la ciudad colonial. En el segundo claustro se conservan las construcciones más antiguas de la instalación; aquí sobreviven las celdas construidas en el siglo XVII por encargo de las monjas y sus familias lo que se aprecia por la discontinuidad de las fachadas y las diferencias de vanos de puertas y ventanas.
Las monjas de Santa Clara de Asís abandonaron el convento en 1922, fecha en que fue ocupado por la Secretaría de Obras Públicas desde 1925 hasta 1959. Después de 1961 varias dependencias del entonces Consejo Nacional de Cultura ocuparon áreas del inmueble. En 1980 comenzó un enorme proceso de restauración bajo la dirección del Centro Nacional de Conservación,Restauración y Museología, conocido por sus siglas CENCREM, que radicó en el primero y segundo claustros a partir de 1985 y hasta el año 2012. Ahora pertenece a la Oficina del Historiador de La Habana.
Convento de dos plantas y gruesas paredes de tapias y rafas. Cuenta con tres claustros y el espacio a cielo abierto de lo que fuera una huerta. En el primero y mayor de los tres claustros se presenta el patio central con arcadas sobre columnas de piedra en la planta baja y pies derechos de madera, en el nivel superior. Al este se extiende la iglesia de una sola nave y enorme puntal, con su torre erigida en el siglo XVIII. Varias criptas aparecen en su interior. La más grande, en el coro bajo, se considera funeraria. Otras dos, en la nave de la iglesia constituyen objeto de especulaciones sobre su origen. Se piensa que pueden haber sido oratorios privados de las monjas o bodegas de vinos sagrados.
En el jardín crecen variados ejemplares de la flora cubana y no faltan las hierbas de olor de los patios coloniales. Una vieja sabina de rugoso tronco es el árbol más antiguo que se ha conservado. Invaluables testimonios de la vida pasada han permanecido en este patio. Aparece así el amplio aljibe con sus dos brocales, las cajas que recogen las aguas de lluvias, las pocetas y lavaderos de las monjas. Dos minúsculas casitas de techos de tejas criollas, apareadas en medio del jardín, se supone que fueran baños de las esclavas. Casi oculta dentro de la profusa vegetación aparece la Fuente de La Samaritana, la más antigua de la ciudad.

Iglesia de San Francisco

Iglesia de San Francisco de Asís

El templo que hoy conocemos con el nombre de San Francisco (el Nuevo) en sus inicios se dedicó a San Agustín. Comenzó a gestionarse la aprobación real en 1608, para situarla en la calle Cuba entre Amargura y Aguiar.
El obispo fray Juan de las Cabezas Altamirano no esperó la licencia del Real Patronato y pese a los reparos del gobernador, comenzó la edificación; de modo que cuando el Rey preguntó en 1633 sobre el particular, el edificio estaba tan adelantado que hizo forzosa su conservación y disimulable aquel requisito. La construcción debió terminarse a mediados del siglo, pues en 1660 se pidieron limosnas para el aumento, lucimiento y adorno de su iglesia y convento.
En el año 1844 se destinan varios religiosos de la Orden de San Francisco para que ocupen el convento de San Agustín. El convento se llamará en lo sucesivo ¨Convento de San Francisco¨.
Nuevamente en el año 1866, los franciscanos deben dejar el convento debido a las leyes españolas de desamortización. A mediados de 1896, el Obispo Diocesano dispone el restablecimiento de la Orden de San Francisco en el antiguo convento de San Agustín. Los religiosos OFM (primera orden franciscana, Ordum Fratorum Minorum) se quedan viviendo en el convento y ofician la iglesia hasta 1966.
Debido al mal estado en que se encontraba el templo en el año 1919, se comienza a recaudar ofrendas para su restauración. Finalmente, en el año 1923, se restaura la iglesia de San Francisco con el estilo ¨barroco mexicano¨ que presenta actualmente.
Entre los años 2002 y 2003 se realizaron importantes trabajos de restauración en la iglesia, por parte de la Oficina del Historiador de La Habana.
El 4 de octubre de 2008 se reabre solemnemente la iglesia al culto. Recientemente fue objeto de una reparación devolviéndole el esplendor a este templo.

Galería de Imágenes

Comentarios



Entradas Relacionadas

portada ok

Reyes de España entregan a Leal Spengler Orden Carlos III

13 de noviembre de 2019

|

|

, , , , ,

En el Salón de los espejos del Museo, el rey Felipe VI condecoró al Doctor Eusebio Leal Spengler con la Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III

Continuar Leyendo >>
Foto: Alexis Rodríguez

Visita Doña Letizia de España el Centro Histórico habanero

12 de noviembre de 2019

|

|

, , , ,

El Centro Histórico de la otrora Villa de San Cristóbal de La Habana recibió en la mañana de este martes la visita de la Reina de España, Letizia Ortiz, quien acompaña a su esposo Felipe VI, Jefe de Estado español

Continuar Leyendo >>
Presentación del libro “Las primeras villas de Cuba”

Un libro de culto a Cuba

12 de noviembre de 2019

|

, , , ,

En horas de la tarde de este lunes fue presentado en la Casa de la Poesía, en el otrora Palacio del Marqués de Arcos, el libro “Las primeras villas de Cuba”, de la investigadora, historiadora y ensayista Alicia García Santana y el fotógrafo Julio Larramendi

Continuar Leyendo >>