ribbon

Gobernó a taconazos

17 de diciembre de 2018

|

 

A000665

 

El teniente general don Miguel Tacón y Resique, orden Toison de Oro, Conde de Bayamo, Marqués de la Unión de Cuba y otros títulos, llegó a La Habana como Capitán General desde Caracas  el primero de junio de 1834, persiguió el juego y la vagancia, pero para este señor había en Cuba dos calases de personas, los buenos y los malos, es decir, los españoles y los criollos.

Hizo muchas obras públicas: el Teatro Tacón, el Mercado de Tacón, la cárcel de Tacón, la pescadería de Tacón, el Paseo de Tacón, la calle Tacón y la puerta de Tacón del Campo de Marte, y hay hasta quienes aseguran categóricamente, que a la parte posterior dl las suelas de sus botas las llamaba tacones, pero lo cierto es que gobernó a taconazos.

En varias oportunidades trató de sabotear la construcción de nuestro primer ferrocarril, lo que constituyó la primera manifestación pública de la pugna entre la naciente sacarocracia cubana y la Metrópoli.

Por fin, el 19 de noviembre de 1837 Cuba inauguraba su primer ferrocarril, y se adelantaba a España en once años en tener una vía férrea. Ganaron los cubanos,  y Tacón fue sustituido el 21 de abril de 1838 por don Joaquín de Ezpeleta.

Galería de Imágenes

Comentarios