ribbon

Emisión conmemorativa por el Día del Teatro Cubano

27 de septiembre de 2018

|

 

teatro1 (Medium)

 

Una emisión conmemorativa por el Día del Teatro Cubano puso en circulación Correos de Cuba con seis estampillas y una hoja souvenir que muestran destacadas personalidades y momentos estelares de las Artes Escénicas en la mayor de las Antillas.

Comenzamos por el valor de 10 centavos caracterizado por una escena de la obra Aire Frìo del consagrado dramaturgo cubano Virgilio Piñera.

 

teatro 2 (Medium)

 

Le sigue el timbre de 15 centavos dedicado al Conjunto Folclórico Nacional de Cuba, para continuar con el sello de 35 centavos que muestra una escena de la pieza teatral Madre Coraje protagonizada por la inolvidable actriz cubana Raquel Revuelta.

Un homenaje al Teatro Lírico Nacional de Cuba, en su aniversario 55, con una escena de La Flauta Mágica, es la propuesta del valor de 40 centavos.

 

sobre 3 (Medium)

 

El sello de 50 centavos muestra la figura del dramaturgo cubano Roberto Blanco, Premio Nacional de Teatro, mientras que en la estampilla de 50 centavos aparece Vicente Revuelta, uno de los grandes de la escena cubana, con su inolvidable actuación en la pieza Galileo Galilei.

Por su parte, los sucesos del Teatro Villanueva de La Habana, asaltado por miembros del Cuerpo de Voluntarios del régimen colonial español el 22 de enero de 1869 mientras se representaba la obra Perrro huevero aunque le quemen el hocico, donde se enaltecían las ideas independentistas de los cubanos, es el motivo de la hoja filatélica con el valor de un peso.

 

sobre 4 (Medium)

 

 

En honor a las víctimas de aquella salvaje agresión, el 22 de enero se celebra en nuestro país el Día del Teatro Cubano.

La impresión se realizó en papel cromo por el sistema OFF-SET, los valores faciales de 10, 15, 35 centavos y un peso, en formato horizontal, miden 48 por 31 milímetros, mientras que los valores de 35, 50 y 75 centavos, en formato vertical, miden 31 por 48 milímetros, todos con perforación 12.5, circula a partir del 22 de enero de 2017.

 

 

Clases y categorías de los sellos de Correos

Esta clasificación está instrumentada por la Federación Internacional de Filatelia, FIP, sus siglas en francés. Hoy analizaremos la Maximafilia y la Literatura Filatélica.

La Maximafilia o Maximofilia, incluye el coleccionismo de tarjetas postales especiales que en su mayor parte prepara el propio filatelista. Además del motivo que las ilustra se completan con un sello y un cancelador, ambos relacionados con el motivo de las postales.

La Literatura Filatélica, como su nombre lo indica, incluye publicaciones periòdicas, boletines, libros y catálogos, abarca, además, programas de radio, como el espacio Hablemos de Filatelia de Habana Radio, y de televisión, asì como spots publicitarios y sitios en Internet como este.

 

Los sellos Fiscales y Juveniles

De reciente creación, esta categoría se refiere al coleccionismo de sellos y documentos fiscales que se pueden agrupar de forma tradicional o temática.

La categoría Juvenil puede adoptar cualquiera de las clases que hemos citado anteriormente y que solo diferencia a los menores de veintiún años de los coleccionistas adultos.

Esta categoría tiene sus grupos y reglamentos especiales emitidos por la Federación Internacional de Filatelia.

Hasta aquí las 10 clases y categorías, según la clasificación oficial de la FIP, esperen una ampliación acerca de este tema.

 

Curiosidades de la Filatelia

El 14 de enero de 1918 un joven norteamericano nombrado William Robbey compró una hoja de 100 sellos en la oficina de correos de la avenida New York en la ciudad de Washington por la cual pagó la cantidad de 24 USD.

Más tarde esta hoja fue vendida al comerciante filatélico Eugene Klein, de Filadelfia, por la suma de 15,000 USD quien la pasó a su cliente el filatelista Edward Green por la suma de 20,000 USD.

El señor Green autorizó al comerciante Klein a partir la hoja en varias piezas, quedándose el primero con tres bloques de cuatro y el bloque de ocho sellos con el margen donde aparece el número de plancha y la fecha.

Este bloque de ocho apareció en una subasta en 1944 junto a la colección de Green, siendo comprado por un comerciante filatélico de apellido Souren de la ciudad de Nueva York en representación del filatelista Amos Eno, de Princenton.

Por instrucciones de este último el comerciante Souren separó el bloque de cuatro con el margen donde aparece el número de plancha de lo que entonces era solamente un múltiple de siete sellos.

Por razones desconocidas se había quitado del bloque de ocho estampillas el primer sello superior de la izquierda.

Continuará.

 

 

El Corro Interior de Cuba en el siglo XIX, Continuación.

Aunque ya a fines del siglo XVIII existían comunicaciones con el exterior, estas eran deficientes y espaciadas, pues de una parte se les prohibía a los buques de bandera extranjera tocar puertos cubanos, salvo raras excepciones y de la otra la única comunicación que existía con España se hacía a través de los Correos Marítimos de Estado.

En realidad no fue hasta Mil 818 cuando se declararon abiertos los puertos cubanos al libre comercio, que se registró un desarrollo en las comunicaciones.

Por su parte la frecuente presencia de barcos ingleses y franceses y más tarde navíos norteamericanos fueron entrelazando a Cuba con los países más desarrollados de entonces.

Este comercio con otros países, además de España, y la necesidad de cobrar el porteo de las cartas procedentes de los mismos propició la aparición de las marcas postales NA y NE para indicar si procedían de Norteamérica o del Norte de Europa, en particular Francia e Inglaterra.

En 1827, al crearse la Empresa de Correos Marítimos continuó el uso de estas marcas por dicha entidad hasta 1839 cuando comenzaron a usarse cuños específicos que se mantuvieron hasta 1851 cuando se disolvió esta empresa.

Como todavía no se había creado la Unión Postal Universal –UPU- no existía el mecanismo para cobrar el franqueo de una carta dirigida al exterior, ocurriendo lo contrario en el lugar donde se recibía pues precisamente era allí adonde se abonaba el mencionado franqueo.

De manera que en la correspondencia de esa época aparecen muy pocas marcas postales de Cuba cuando se expedía en La Habana o cualquier otro puerto cubano, mientras que en el lugar de destino se ocupaban de imponerles las marcas de recepción conjuntamente con el porteo de la carta que debía pagar el destinatario.

Muchas cartas eran conducidas por buques que el final de su travesía no coincidía con el destino de la correspondencia que transportaban.

De manera que si las cartas no eran recogidas para ser reencaminadas en el puerto donde el barco rendía viaje, estas eran retenidas ya que nadie tenía interés en manipular algo que no le reportaba ningún beneficio.

Así surgieron los llamados agentes reecaminadores que eran personas o entidades que servían de intermediarios en la ruta de una carta con el fin de hacerla llegar a su punto de destino o a otro lugar donde pudiera ser posible reencaminarla hasta hacerla llegar a manos del destinatario.

Esta modalidad para ayudar a que la correspondencia llegase a su destino final se fue popularizando, pues a mediados del siglo XIX existían verdaderas oficinas acreditadas que mediante una módica suma se dedicaban a tramitar todas las cartas que se les entregaban para ser reencaminadas.

Años más tarde, luego de la irrupción del sello de correos, era usual que en los consulados de Cuba en aquellos países donde debían hacer tránsito las cartas se vendieran sellos de dicho país, los que se adherían a la carta conjuntamente con los del país de origen y así al llegar a la escala intermedia las piezas de correspondencia tenían adheridos los sellos necesarios para que pudieran continuar su viaje.

Continuará.

 

 

Buzón del filatelista

Pedro Viera Hernández

Apartado 2315, La Habana-2, Cuba.

Solicita intercambio de series temáticas con filatelistas de todo el mundo.

 

 

Luis Dorado Vázquez

Casilla de Correos 323, Santa Cruz, Bolivia.

Intercambia sellos de las temáticas Ferrocarriles, Pintura y Deportes.

 

 

Víctor Moreira Brandao

Avenida Maracaná 1228, Apartamento 603, C.P. 20511, Tijuca, Río de Janeiro, Brasil.

Busca sellos de las temáticas de Barcos y Reina Victoria.

 

 

Verónica Ramos González,

Juan Ruiz de Alarcón No, 340, Colonia San Francisco, San Luis de Potosí, México.

Intercambia sellos usados, monedas, billetes y correspondencia.

 

 

La próxima semana búsquenos en este sitio. Gracias por contactar con nosotros.

Galería de Imágenes

Comentarios