ribbon

El Conjunto Casino. Los campeones del ritmo (IV)

30 de diciembre de 2016

|

 

Casino1

 

El 15 de octubre de 1945 el Conjunto Casino, debutó con todo éxito en el capitalino Teatro Fausto. Esta fue la primera presentación de un formato vocal instrumental conocido por “conjunto” en estos espacios artísticos. Algo después, fueron llamados por los empresarios de los teatros habaneros El Encanto y Alcázar.

En ese mismo mes y año los del Casino dieron inicio a una extensa gira nacional, con la que alcanzaron grandes triunfos en las principales capitales de provincia del país.

En 1946 ocurre una importante fase para el recurso discográfico en nuestro país, el Circuito CMQ, entonces sede de los estudios RCA Víctor en Cuba, experimentan una importante remodelación de carácter tecnológico, esto mejoró considerablemente la calidad de las grabaciones del talento cubano, y dejaban abierta las posibilidades para un amplio camino hacia una etapa monopolista del ramo.

Entonces Cuba, desde 1943 conoció de la primera fábrica, estudios y sello eminentemente cubanos con el surgimiento de la Cuban Plastic and Record y su sello discográfico Pan-Art localizados en la Calle San Miguel no. 410 en La Habana.

Mientras que los discos producidos por la RCA Víctor en Cuba, demoraban un año y hasta más, en ponerse en circulación en el territorio nacional a causa de su fabricación y distribución, en Estados Unidos. A la sazón el sello Pan-Art tenía la facilidad de poner en circulación sus productos en el territorio nacional en unas pocas semanas, incluso hasta en una. Claro está, la calidad de la pasta empleada por la RCA Victor en la producción de sus discos era de una gran calidad, no así la empleada por el sello Pan-Art. Así y todo la gran mayoría del talento artístico cubano, prefirió romper con la RCA y pasar al catálogo Pan-Art. Esto fue aprovechado por la inmediatez que Pan-Art disponía para la circulación de sus producciones, entonces no tan solo comercializadas para los mercados de consumo domestico, sino además, por la divulgación que los discos tenían a través de la radio, y que al talento artístico nacional le servía a manera de promoción comercial

Con la sustitución de Enrique Rodríguez “El diablo rojo” como pianista y la entrada para este instrumento a cargo de René Urbino, entonces pianista estrella del Zombie Club, se inicia una nueva etapa en las grabaciones del Conjuto Casino; excelentes interpretaciones en la voz de Roberto Faz, como el bolero titulado “Otra vez”, de Cristóbal Doval, y los registros de los boleros “Aunque te vayas”, de Fausto Miró, y “Entre Espumas”, de Luís Marquetti, el catálogo del Casino devino entonces, uno de los más selectos del panorama discográfico cubano.

Para entonces el popular diario El País desarrollaba todos los meses en el Teatro Nacional de La Habana, un evento radiado desde esta escena por la RHC Cadena Azul; al mismo fue llamado en abril de 1946 y 1947 el Conjunto Casino “Los Campeones del Ritmo, quienes con anterioridad, ya había participado en este evento. Como se podrá apreciar, entonces y en los años sucesivos, “Los Campeones del Ritmo” fueron imprescindibles en cuanto actividad artística de relevancia y amplia difusión se realizaba en todo el país.

La demanda por El Conjunto Casino “Los Campeones del Ritmo”, resultó asombrosa, entonces le llovían contratos, no solo para actuaciones en La Habana, sino en una buena parte del país como, Sancti Spiritus, Santa Clara, Cienfuegos, Ciego de Ávila, Camagüey, Placetas; ciudades donde sus presentaciones fueron acogidas con gran entusiasmo en programas radiales.

Para entonces la dirección del Casino planificaba una extensa gira por Sudamérica, periplo que se frustró dada la cantidad de contratos asumidos por la agrupación. A esto, súmele entonces la ruptura, en 1948, del Conjunto Casino con el catálogo RCA Victor, pasando entonces la agrupación al sello nacional PANART (antiguo Pan-Art). Se sabe que la primera grabación del Casino con el sello Panart fue el bolero “Flor de fango”, de la carpeta autoral de Cristóbal Doval, en las voces de Roberto Faz y Roberto Espí, Para esa fecha asume el piano el compositor y arreglista Pepé Delgado, aunque en ocasiones, también ocupa el piano Robertico “Santa Amalia” Álvarez.

Algo después la alineación del Casino experimenta algunos cambios, por ejemplo, en la sección de trompetas se incorpora a Florencio Hernández por “El Negro Vivar”, y Agustín Mercier pasa como pianista por Urbino; entonces el bongosero Guillermo Romero fue sustituido por Orlando Guzmán, conocido en el ambiente musical como “Chicuelo”.

También en ese año el Casino incorpora definitivamente la tumbadora, pues hasta entonces el ritmo se repartía en exclusivo con el bongó, contrabajo y el piano.

El primero en tocar la tumbadora en esta agrupación fue Oliverio Valdés, pero algo después pasó a estas funciones uno de los percusionista más relevantes y virtuosos de todos los tiempos, Carlos “Patato” Valdés, quien junto al bongosero Guzmán imprimió a la sección rítmica del Casino sonoridades de excelencia, más aun cuando el piano ya lo había asumido con regularidad Robertico Álvarez.

Para esta época estaba contratado en Cuba el cantante boricua Daniel Santos, artista que dejó importantes grabaciones con el respaldo de los “Campeones del Ritmo”.

Para esta etapa el catálogo del Casino asumió la grabación de dieciocho nuevas grabaciones, entre las que resalta uno de sus grandes hit de todos los tiempos, el bolero de la autoría de Cristóbal Doval titulado “Comprensión”, registrado en las voces de Faz y Espí.

Simultáneamente, El Conjuto Casino daba continuidad a su producción de placas de aluminio no comerciales en diversa radioemisoras como, Radio Salas, Radio cadena Habana, CMQ, y RHC Cadena Azul, empleadas con éxitos en la llamada “programación con música enlatada”, guardadas como patrimonio radial en los programas “Cumbanchoa” y el “Show de la Mañana”.

En este periodo el Conjunto Casino realizó una destacada gira que los llevó a Tampas, allí compartieron escenarios con el célebre cantante azteca Pedro Vargas y la legendaria bailarina Yolanda Montes, artísticamente conocída como “Tongolele”.

Galería de Imágenes

Comentarios