ribbon

EICTV: ¡Treinta años de la utopía del ojo y de la oreja!

15 de diciembre de 2016

|

|

, , ,

 

15171094_10154810796913760_3519596494241630029_n

 

Han transcurrido tres décadas desde aquel atardecer cuando, con el olor a pintura fresca y vegetación recién sembrada, en la finca San Tranquilino, a escasos kilómetros de San Antonio de los Baños, al sureste de La Habana, los asistentes a la octava edición del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, participaran en una de sus actividades principales: el acto de inauguración de la Escuela Internacional de Cine y Televisión, presidido por el Comandante en Jefe Fidel Castro. En sus palabras de apertura –«Trabajadores de la luz»–, Fernando Birri, el director del clásico Tire dié, daba lectura al Acta de Nacimiento de la Escuela, firmada por el Comité de Cineastas de América Latina, la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano (creada un año antes en los fragores del Festival) y todos los integrantes de un centro docente, en el que el certamen habanero adquiría la función de Festival-aula. La lección inicial recibida por los alumnos de la primera generación de la Escuela de los Tres Mundos fue, justamente, el torbellino de imágenes de esa octava convocatoria.

 

EICTV

Fundadores de la EICTV, de izquierda a derecha: Tomás Gutiérrez Alea (Titón), Fernando Birri, Gabriel García Márquez y Julio García Espinosa

 

En años anteriores, este espacio anual de convergencia de los cineastas de toda Latinoamérica, sirvió para reuniones que precedieron a la gestación de ese «Centro de producción de la imagen global audiovisual», destinado a la formación de «cineteleastas». Desde siempre, el icaic permaneció con las puertas abiertas a cuanto creador latinoamericano llegara con sus rollos para terminar en sus moviolas obras de imposible conclusión en sus países; otros, hallaron en las bóvedas de la Cinemateca la posibilidad de preservar imágenes antológicas que cualquier dictadura se habría jactado de hacer desaparecer. Ese viejo sueño compartido de contar con una escuela para que estudiaran los profesionales del Nuevo Cine Latinoamericano sin tener que concurrir a academias de Europa o Estados Unidos, se tornaba, finalmente, en una tangente realidad.

 

 

15230840_10154810793788760_3254109807992985147_n

 

Un chispazo definitivo fue aquella llamada telefónica con la que Julio García Espinosa –entonces director del ICAIC y del Festival de La Habana–, despertara a Birri en una madrugada de aquella Roma que años atrás recorrieran junto a Titón cuando, enfebrecidos por el influjo neorrealista, mientras estudiaban en el Centro Sperimentale de Cinematografía. En el séptimo Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, Fidel había sido receptivo a una serie de ideas sobre la creación de la Escuela, y el impulso inicial, decisivo, no tardaría: el gobierno cubano donaba el terreno, las instalaciones y el equipamiento primario para cimentar el anhelado proyecto.

 

logo-eictv

 

La superposición del triángulo amarillo que representa al curso básico regular, el cuadrado azul para simbolizar los talleres experimentales y el círculo rojo de los diálogos de altos estudios, se convertiría en las manos del creador de Los inundados en algo más que un logotipo. En palabras de su primer director, en el horizonte internacionalista de esta comuna audiovisual de Tres Mundos: «Esta Escuela se construye con bloques de cemento prefabricados, pero no con ideas prefabricadas. Esta escuela es una escuela de formación artística: y en Arte, la libertad ante todo», precisó en aquel bautismo de la escuela surgida con la no escolástica como piedra angular de su labor.

Un año después de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, presidida por Gabriel García Márquez, cobraba vida la EICTV. Julio García Espinosa, su fundador y sexto director expresó: «No es solo un Proyecto Docente, es también un Proyecto de Vida. En ella estudiamos mientras nos descubrimos. No es una Escuela que minimice la técnica pero no es una Escuela tecnocrática, es una Escuela que propicia el desarrollo del talento, que se pretende como fábrica de energía creadora».

 

15267828_10154810797178760_4655660430454683247_n

 

De este «buque insignia del realismo mágico» –como le llamó un periodista español al situarla en 1999 junto a la de la Universidad del Sur de California, la de la Universidad de Nueva York y la mítica femis parisina, entre las cuatro escuelas de cine más importantes del mundo– varias generaciones de «cineteleastas» no solo del continente, se han formado en sus instalaciones. Desde su creación y hasta julio del 2015, el total de estudiantes graduados del curso regular asciende a 883 procedentes de 60 países, de los que 729 corresponden a América Latina y el Caribe. Desfilan por ellas donde se concretan proyectos de toda índole, disímiles cineastas en activo tan prestigiosos que mencionar algunos nombres, sería injusto con el resto de quienes cada año conceden un privilegiado lugar en su agenda a convivir con los estudiantes en San Antonio de los Baños, uno de los pueblos más filmados del mundo.

 

14956625_10154727157928760_4972466265544583980_n

 

No pocos egresados ya cuentan con una trayectoria significativa, sea como realizadores de laureados largometrajes o cortos de ficción; cotizados editores, fotógrafos, sonidistas o guionistas, por mencionar algunas de las especialidades que se cursan en una Escuela. Algunos se han alzado con premios Coral en el Festival de La Habana que, diciembre tras diciembre, los acoge en su aula; otros son convocados para integrar los jurados, los nuevos estudiantes concursan con sus trabajos, en un proceso indetenible. La escuela de todos los mundos está siempre presente en el certamen que la vio nacer y dar sus primeros pasos.

Con esa innata vocación de fundador, al cabo de tres décadas de existencia de «la Escuela del Gabo», gestada como resultado de un parto colectivo que demoró muchos años, recordemos que García Espinosa escribió: «Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos. (…) Nosotros, los de entonces, crecimos en  las aguas perturbadoras de los años sesenta. En  el mundo se expandía un pensamiento revolucionario. Se transformaban las costumbres, el colonialismo terminaba, se transformaba el cine. Al calor de esos aires surgía la Escuela en el corazón del Comité de Cineastas de América Latina». Después puntualizó que no se trata de una Escuela Nacional, sino una «Escuela esencial y legalmente latinoamericana», y añadió: «Cuando se inauguró la eictv el Gabo nos dijo: “Ustedes pueden ser los desempleados más caros del mundo”. Desde entonces tratamos de que sus palabras no sean verdad».

 

15170955_10154810788393760_2279773660891434997_n

 

Aquella tarde del 15 de diciembre de 1986, vestido con el overol azul que uniformaba a los de «la Escuela», como pronto comenzó a llamársele, Birri expresó que todos estaban en presencia del «resultado de necesidades, experiencias y reflexiones críticas y autocríticas durante 30 años del Nuevo Cine Latinoamericano». Esta Escuela-Atípica, «central productiva de energía creativa para imágenes audiovisuales. (Una fábrica del ojo y la oreja, un laboratorio del ojo y la oreja, un parque de atracciones del ojo y la oreja)», prosigue su incansable formación de cineastas latinoamericanos, aún cuando el aporte sea extensivo a Asia, África y Europa.

Galería de Imágenes

Comentarios



Entradas Relacionadas

sesion-solemne-768x497

Presiden Raúl y Díaz-Canel Sesión Solemne de la Asamblea Provincial del Poder Popular

16 de noviembre de 2019

|

|

, , , , ,

En la mañana de este 16 de noviembre tuvo lugar la primera sesión extraordinaria de la Asamblea Provincial del Poder Popular en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, con la presencia de las máximas autoridades del país

Continuar Leyendo >>
76722730_10213629634929096_1764308875126767616_o

Gran Gala 500 Aniversario en la explanada del Capitolio habanero

16 de noviembre de 2019

|

, , ,

El Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz Canel Bermúdez, asistió a la gran Gala por los cinco siglos de La Habana

Continuar Leyendo >>
DSC_5959 (Medium)

La Habana en 300 instantáneas

16 de noviembre de 2019

|

|

, , , , , ,

Con la presencia del Presidente de la República, Miguel Diaz-Canel Bermúdez, se presentó el libro "Noble Habana", en la calle de Madera del Centro Histórico habanero, un fastuoso regalo de Alejandro Azcuy a la otrora Villa de San Cristóbal en su medio milenio

Continuar Leyendo >>