ribbon

Efemérides

Historia

Exactamente seis meses después del estallido libertario en La Demajagua, tiene lugar un acontecimiento de enorme valor patriótico

10 de mayo de 1869

Exactamente seis meses después del estallido libertario en La Demajagua, tiene lugar un acontecimiento de enorme valor patriótico.
Las fuerzas mambisas, al retirarse de Guáimaro, incendian el poblado para evitar que caiga nuevamente en manos de las tropas colonialistas.
En sublime gesto de rebeldía y compromiso con los ideales independentistas, las familias de Guáimaro colaboran con los insurrectos.
Cuando las llamas devoran sus casas y pertenencias, los pobladores ofrecen una muestra excepcional de desprendimiento y solidaridad.
El acontecimiento constituye un símbolo del rechazo de los criollos al yugo colonial. Comienza a cristalizar el sentimiento de nacionalidad.

El Mayor General Ignacio Agramante es nombrado Comandante en Jefe de las tropas del Ejército Libertador en Las Villas

10 de mayo de 1872

El Mayor General Ignacio Agramante es nombrado Comandante en Jefe de las tropas del Ejército Libertador en Las Villas, sin abandonar la jefatura de PuertoPríncipe.
Famosas hazañas bélicas, como el rescate del brigadier Julio Sanguily, demostraron su capacidad de excelente estratega durante las acciones combativas de nuestra primera guerra por la independencia.

Aparece el primer número de la revista Bohemia, la más antigua publicación que aún se edita en Cuba

10 de mayo de 1908

Aparece el primer número de la revista Bohemia, la más antigua publicación que aún se edita en Cuba.
A lo largo de su extensa existencia, Bohemia ha sido cronista por excelencia del acontecer contemporáneo. En sus páginas están reflejados los más importantes sucesos políticos, económicos y sociales del siglo veinte.
Mediante la utilización de diversos géneros periodísticos, las páginas de la revista son vehículo idóneo para difundir y comentar los hechos más sobresalientes de la vida cultural, las novedades científico técnicas y el quehacer deportivo cubanos y de todo el mundo.
Relevantes personalidades de la intelectualidad cubana han integrado el colectivo de Bohemia o colaborado con regularidad en sus ediciones. Unos y otros contribuyen al merecido prestigio nacional e internacional de la decana de nuestras publicaciones periódicas.

Literatura

Agustín Rodríguez estrena un nuevo argumento en el cine

10 de mayo de 1939

Como integrante de la nueva generación del bufo cubano, el escritor Agustín Rodríguez se especializa en escribir argumentos para comedias musicales y para obras cinematográficas.
La comedia Estampas habaneras se estrena un día como hoy en el cine teatro Payret, su argumento pertenece al autor teatral Agustín Rodríguez quien junto a José Sánchez Arcilla, Carlos Robreño, Félix Soloni, Victor Reyes, Mario Sorondo, Jose Barreriro, Ángel Clarens, Rúper Fernández, Alfredo H. Piloto, Manuel Saladrigas, Benjamín Sánchez Maldonado, Justo Foret Vázquez y Gustavo Sánchez Galárraga, conforman el registro de una nueva generación de dramaturgos cubanos continuadores del sainete de costumbres populares, escenas de solar, las parodias, las operetas, lo político, lo cómico que constituyó en Cuba el llamado teatro bufo.
Este género fue calificado con frecuencia de vulgar, inmoral, rebajador de la calidad del teatro, sin embargo los bufos dieron, como se conoce actualmente, un paso seguro en el
Proceso de identificación escénica del cubano y marcaron de tal modo nuestro teatro que aun en la actualidad pueden observarse sus huellas.
Muchos productores de cine, escogieron obras y argumentos del bufo para llevarlas a la gran pantalla, muchas de ellas ganaron el aplauso del un nuevo público, el acostumbrado a las grandes salas.
Tal es el caso de Estampas habaneras, estrenada un día como hoy de 1939.

Música

Nace el director suizo Peter Maag

10 de mayo de 1919

Peter Maag nació en el hogar de Otto Maag, un ministro y educador luterano casado con una violinista que integraba el Cuarteto Capet. Y fue en el seno de su propia familia que el futuro director inició sus estudios musicales. Luego pasó a las Universidades de Zurich, Basel y Ginebra, y tuvo como profesores a Karl Barth en Teología y a Karl Jasper en Filosofía. Y en Zurich y Ginebra estudió dirección orquestal con Franz von Geslin y Ernest Ansermet. Poco después fue alumno del legendario Wilhelm Fürtwengler y del eminente pianista y pedagogo Ernest Cortot.
El debut de Maag como director de orquesta tuvo lugar en Düsseldorf con la ópera “La flauta mágica”, de Mozart; y entre 1954 y 1959 fue director de la Opera de Bonn, época en la que también comenzaron sus grabaciones discográficas.
En 1958, Peter Maag debutó en el Covent Garden de Londres, y del 64 al 67 fue director principal de la Opera Popular de Viena, donde la crítica especializada reconoció en él una especial capacidad para la interpretación de las obras de Mozart.
En 1971, Maag fue nombrado director de la Opera de Parma, y del 74 al 76 dirigió la Opera de Turín.
Además de esos éxitos en esas y otras casas de ópera italianas, Maag ha dirigido importantes orquestas sinfónicas como invitado, interpretando el repertorio de esa especialidad, sobre todo las obras de Franz Liszt, en las que este director alcanza versiones de gran virtuosismo y maestría interpretativa.
En 1959, Peter Maag debutó en los Estados Unidos como director invitado de la Orquesta Sinfónica de Cincinnati, y en el 61 estuvo en el podium de la Opera Lírica de Chicago. Pero el punto más alto de la carrera americana de Peter Maag tuvo lugar el 23 de septiembre de 1972, cuando subió al podium del Metropolitan Opera House de Nueva York para dirigir el Don Giovanni, de Mozart.
El maestro suizo fue también invitado permanente de las Orquestas de Boston, Chicago y la Sinfónica Nacional de Washington; y desde 1984 hasta el 91, Peter Maag ocupó la dirección titular de la Orquesta Sinfónica de Berna.
Peter Maag, uno de los directores de orquesta suizos más relevantes de las últimas décadas, murió en 2001 a los 82 años de una vida que se había iniciado en la ciudad suiza de St.Gallen, en 1919, UN DIA COMO HOY.

Primera interpretación en Cuba del poema sinfónico “La procesión del rocío”, de Joaquín Turina

10 de mayo de 1925

Bajo la influencia de su colega y compatriota Isaac Albéniz, el compositor español Joaquín Turina se orientó hacia la creación de una música de carácter nacionalista, aunque no pudo desligarse totalmente del espíritu post-franckiano que lo invadiera en sus años de estudios en París. No obstante, Turina cuenta en su catálogo con algunas de las obras más importantes de la música española en el siglo veinte.
Por su parte, el poema sinfónico “La procesión del rocío” fue escrito en 1912 en París y constituye un notable antecedente de obras mayores de Turina, como la Sinfonía Sevillana y el ciclo Canto a Sevilla, para voz y orquesta, al mismo tiempo que establece un rumbo definido en el estilo del compositor.
Para plasmar ese estilo, Turina encontró la fuente principal de elementos nacionales en la música popular de Andalucía, aunque no desechó las melodías y ritmos de otras regiones de España. Y en la síntesis programática de esta obra, el compositor escribió lo siguiente: “Todos los años, en el mes de junio, tiene lugar la procesión del rocío, en la que toman parte los devotos de la Virgen , cuyo estandarte hace su entrada en la ciudad de Triana y es paseado con música en medio de una brillante cabalgata sobre una carroza de plata tirada por bueyes.
Triana está de fiesta: las soleares siguen a las seguidillas; un borracho canta un garrotín, pero los aires de danza son interrumpidos por la llegada de la procesión, que va siendo anunciada por la flauta y un leve redoble. El tema religioso estalla triunfalmente, mezclándose a los acentos de la marcha real y al sonido de las campanas al vuelo. Las danzas y los cantos de fiesta vuelven a comenzar, pero sus rumores no tardan en decrecer hasta extinguirse totalmente”.

Y después de esta síntesis programática de la obra, les diré que la primera interpretación en Cuba del poema sinfónico “La procesión del rocío”, de Joaquín Turina, tuvo lugar en un concierto de la Orquesta Filarmónica de La Habana , bajo la dirección de Pedro Sanjuán, y que eso ocurrió en el entonces Teatro Nacional, hoy Gran Teatro de La Habana , hace 83 años, UN DIA COMO HOY.

1957. Estreno mundial del Segundo Concierto para piano y

10 de mayo de 1957

Un 10 de mayo, el de 1957, se efectuaba el estreno mundial del Segundo Concierto, para piano y orquesta, de Dimitri Shostakovich.
Se trata, sin dudas, de una de las obras más hermosas y paradójicamente menos conocida del compositor soviético Dimitri Shostakovich, y fue compuesta en 1938 coincidiendo con el nacimiento de su segundo hijo, llamado Maxim. Desde su más tierna infancia, el niño evidenció unas extraordinarias dotes musicales y su propio padre lo inició en el estudio de ese arte. Posteriormente, Maxim pasó al Conservatorio de Moscú, donde se convirtió en un alumno brillante y de excepcionales condiciones pianísticas. Así, entusiasmado con los progresos de su hijo en el dominio del teclado, Shostakovich escribió especialmente para Maxim el Concierto No. 2, para piano y orquesta, que ocupa el número 101 en el catálogo del compositor soviético.
La obra es de una impresionante belleza. Su material temático y su atmósfera emotiva, reflejan sentimientos de nobleza y felicidad. Y tanto el primero, como el tercer movimientos, están presididos por un espíritu brillante en el que se mezclan, en proporciones espléndidas, la inocencia y el virtuosismo.
Maxim Shostakovich es hoy un artista de gran reputación internacional en su doble condición de pianista y director de orquesta, y el Concierto que su padre le dedicara obtuvo un éxito inmediato y resonante el día de su estreno. Eso ocurrió en Moscú, hace 53 años, UN DIA COMO HOY.